Empresa construye una gigantesca batería de aire comprimido en Australia

Publicado el
Empresa construye una gigantesca batería de aire comprimido en Australia

Recreación de la planta de almacenamiento de aire comprimido de Hydrostor. / Hydrostor

La compañía Hydrostor está proponiendo una nueva forma de almacenamiento energético de larga duración. Su tecnología, que utiliza aire comprimido almacenado bajo tierra, está lista para iniciar la construcción de plantas en Australia y California.

La importancia del almacenamiento energético de larga duración es cada vez más evidente, especialmente para cubrir las demandas en momentos en que la generación solar y eólica es insuficiente. La mayoría de los sistemas actuales de baterías de iones de litio tienen una duración de hasta cuatro horas.

Pero el Departamento de Energía de Estados Unidos subraya la necesidad de opciones que extiendan su capacidad hasta 24 horas o más para una total descarbonización del sistema eléctrico.

Idea innovadora

Hydrostor se distingue por utilizar una técnica relativamente sencilla que aprovecha la infraestructura existente de la industria petrolera, lo que implica menores costes y facilidades en la implementación.

El proyecto más avanzado de Hydrostor está en Australia, que espera comenzar su construcción a fines de 2024 y estar operativo para mediados de 2027. Esta instalación podrá descargarse a 200 megavatios durante hasta ocho horas. Le seguirá el Centro de Almacenamiento de Energía Willow Rock en California, con una capacidad de 500 megavatios y la misma duración de descarga.

El sistema de Hydrostor utiliza un compresor de aire de gran tamaño que idealmente funcionaría con electricidad renovable. El sistema extrae aire del ambiente, lo comprime y lo mueve a través de una tubería hacia una caverna a más de 300 metros bajo tierra.

El proceso de comprimir el aire produce calor y el sistema extrae calor del aire y lo almacena en la superficie para su reutilización. A medida que el aire pasa bajo tierra, desplaza el agua de la caverna por un pozo hasta un depósito.

Cuando llega el momento de descargar energía, el sistema libera agua en la cueva, forzando el aire a subir a la superficie. Luego, el aire se mezcla con el calor que la planta almacenó cuando se comprimía el aire, y este aire caliente y denso pasa a través de una turbina para generar electricidad.

Ventajas

Esta solución no solo es innovadora sino también competitiva en costos. El proyecto de California está estimado en unos $1.5 mil millones, comparable a otras opciones como el almacenamiento hidroeléctrico bombeado.

Además, la perspectiva de una vida útil de 50 años presenta un atractivo considerable frente a otros sistemas de almacenamiento con duraciones mucho menores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *