Encontrados diminutos animales en un lago congelado de la Antártida

2

Durante la última década, investigadores han estado perforando lagos cubiertos de hielo en la Antártida en busca de vida. Ahora tenemos lo que puede ser la evidencia más clara hasta el momento de vida biológicamente compleja en uno de estos lagos, aunque aún no está claro si alguno de los animales está realmente vivo.

Según un informe publicado en Nature, hace unas semanas, un equipo de biólogos estadounidenses descubrió los cadáveres conservados de pequeños crustáceos y tardígrados en el lodo que hay al fondo del lago Mercer, que se encuentra debajo de un kilómetro de hielo.

El descubrimiento plantea dos preguntas: ¿cómo llegaron los animales allí, y acaso hay alguien que todavía vive en el lago hoy en día?

Según el informe, el ecologista animal Byron Adams de la Universidad Brigham Young en Utah tuvo la oportunidad de examinar a los animales muertos y otros restos orgánicos en el lodo. Durante su investigación notó similitudes con las comunidades que una vez vivieron en los Valles Secos, a unos pocos cientos de kilómetros del Lago Mercer, y también en las Montañas Transantárticas, a unas pocas decenas de kilómetros del lago.

Sospecha que los animales vivían en ríos o lagos en las montañas cuando el clima era brevemente más cálido, tal vez hace unos pocos miles de años. A partir de ahí, los cadáveres de animales podrían haber sido transportados de alguna manera al lago Mercer, tal vez, según otros investigadores, en ríos que corren bajo el hielo.

Esto sugeriría que el Lago Mercer es simplemente un cementerio de animales en lugar de un cuerpo de agua con comunidades de animales vivos. Eso podría tener sentido. El lago Mercer está enterrado bajo una capa de hielo tan espesa que ninguna luz puede alcanzar el agua. Según informa Nature, los microbios que viven allí pueden crecer muy lentamente para apoyar a las comunidades de animales.

Pero al parecer, Adams no ha perdido la esperanza de encontrar signos de animales vivos en el lago en el futuro. E incluso si los animales en el Lago Mercer están todos muertos, ese podría no ser el final de la historia.

Los biólogos han descubierto previamente que los huevos de crustáceos enterrados en el lodo en el fondo de los lagos durante siglos pueden eclosionar y crecer, lo que lleva a una nueva rama de la biología llamada “ecología de la resurrección”. Si los animales diminutos en el lago Mercer tienen solo unos pocos miles de años, quizás el lodo en el fondo del lago pueda contener huevos esperando por entregar vida.

Las investigaciones de otros lagos antárticos han encontrado vida microbiana menos compleja. En el 2014, un equipo descubrió una próspera comunidad de organismos unicelulares en el lago Whillans, que aparentemente sobrevivió comiendo los restos orgánicos de bosques antiguos que una vez crecieron en la Antártida. El lago Vostok también parece ser el anfitrión de la vida, e incluso hay indicios interesantes de que los animales complejos podrían sobrevivir allí.

Fuente: Nature

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

  1. ¿Sera que algun dia descubramos una antigua civilizacion que de alguna manera vivio en la antartida antes de que estuviera congelada?

    Pero por supuesto es muuuy improbable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: