Encuentran bajo el agua todo un yacimiento aborigen australiano de hace 7 000 años

Publicado el
Encuentran bajo el agua todo un yacimiento aborigen australiano de hace 7 000 años

Esta semana se anunció un importante descubrimiento para la arqueología submarina. Se ha encontrado yacimientos subacuáticos frente al noroeste de Australia los cuales tienen entre 7 000 hasta 8 500 años de antigüedad, cuando esta región todavía se encontraba sobre el nivel del mar.

Esta investigación fue parte de una serie de estudios arqueológicos y geofísicos ubicados en el archipiélago Dampier, dentro del proyecto “Deep History of Sea Country Project” y financiado a través del Consejo de Investigación Australiano.

El hallazgo es de suma importancia a nivel científico pero también cultural pues los objetos aborígenes descubiertos frente a la costa de Plibara en Australia occidental forman parte de la arqueología submarina más antigua que se conoce en este país.

Profunda investigación

El equipo internacional de arqueólogos de la Universidad Flinders, la Universidad de Australia Occidental, la Universidad James Cook, de ARA (Airborne Research Australia) y de la Universidad de York (Reino Unido) se asoció con la Corporación Aborigen Murujuga para localizar e investigar objetos antiguos en al menos dos yacimientos submarinos y que han proporcionado cientos de herramientas de piedra fabricadas por los pueblos aborígenes, incluidas piedras de moler.

Mapas de ubicación del área de estudio y sitios referenciados en el mismo. 1) Isla del cabo Bruguieres; (2) Isla North Gidley; (3) Flying Foam Passage; (4) Isla de los delfines; (5) Isla Angel; (6) Isla Legendre; (7) Isla de Malus; (8) Isla Goodwyn; (9) Isla Enderby. Crédito: PLOS ONE (Fuente: Terraeantiqvae).

«Hoy anunciamos el descubrimiento de dos sitios arqueológicos submarinos que una vez estuvieron en tierra firme. Este es un paso emocionante para la arqueología australiana, ya que integramos la arqueología marina y la indígena y establecemos conexiones entre la tierra y el mar«, indicó en un comunicado el profesor adjunto Jonathan Benjamin, que es el Coordinador del Programa de Arqueología Marítima de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Flinders.

El estudio, publicado en la revista PLOS ONE, detallan lo encontrado en los antiguos yacimientos submarinos, en el Cape Bruguieres y en Flying Foam Passage, confirmando nuevas pruebas de las formas de vida aborígenes.

Hubo un momento en el que la masa terrestre se extendía a 160 kilómetros de la costa actual. Esa tierra habría sido propiedad de varias generaciones de aborígenes. Estos son territorios que si bien ahora están bajo el agua albergaron entornos favorables para los asentamientos indígenas incluyendo agua dulce, diversidad ecológica y oportunidades para explotar recursos marinos que habrían soportado densidades de población relativamente altas”, apuntan los expertos de la Universidad Flinders.

El equipo de buceo cartografió 269 artefactos en el Cape Bruguieres en aguas poco profundas, a profundidades de hasta 2.4 metros por debajo del nivel del mar moderno. La datación por radiocarbono y el análisis de los cambios en el nivel del mar muestran que utilizaron herramientas líticas entre hace 7 000 a 8 500 años.

El segundo yacimiento, en el Flying Foam Passage, incluye un manantial submarino de agua dulce a 14 metros bajo el nivel del mar. Se estima que este lugar estuvo ocupado, por su parte, hace al menos 8 500 años. Aunque los investigadores no descartan que puedan ser incluso mucho más antiguos.

Estos paisajes culturales sumergidos son lo que los australianos indígenas conocían como el “País del Mar” el cual está vinculado a nivel cultural y espiritual.

«Australia es un continente enorme, pero poca gente se da cuenta de que más del 30% de su masa terrestre se vio ahogada por el aumento del nivel del mar después de la última edad de hielo. Esto significa que una gran cantidad de la evidencia arqueológica que documenta la vida de los aborígenes está ahora bajo el agua«.

El equipo de arqueólogos y geocientíficos empleó modelos de predicción y diversas técnicas submarinas y de teleobservación, incluidos métodos de buceo científico, para confirmar la ubicación de los yacimientos y la presencia de los objetos.

Un artefacto de piedra de unos 7.000 años de antigüedad recuperado en el canal del Cabo Bruguieres (Oeste de Australia). Fotografía: S. Wright. (Fuente: Terraeantiqvae)

Sobre la protección de estos yacimientos alertaron que es necesaria una legislación para proteger y gestionar mejor el patrimonio cultural subacuático en los dos millones de kilómetros cuadrados de paisajes bajo el agua que alguna vez estuvieron disponibles para ser ocupados en Australia, y en donde hay una gran parte de la historia humana que está esperando ser descubierta”. 

Pocas personas se dan cuenta de que más del 30% de la masa terrestre de Australia quedó cubierta por el aumento del nivel del mar después de la última edad de hielo. Esto significa que una gran cantidad de evidencias que documentan la vida de los aborígenes ahora está bajo el agua”, señala el profesor Jonathan Benjamin. “Lo que ahora finalmente tenemos es la primera prueba de que al menos parte de estos restos sobrevivieron a la subida del agua. Esto es un primer paso para explorar la última frontera real de la arqueología australiana”. 

Fuente: Smithsonian
Estudio: Aboriginal artefacts on the continental shelf reveal ancient drowned cultural landscapes in northwest Australia

Relacionada:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *