Es probable que los antiguos humanos crearan arte rupestre mientras alucinaban por hipoxia

Publicado el
Es probable que los antiguos humanos crearan arte rupestre mientras alucinaban por hipoxia

Cueva de las palomas / Wikimedia Commons

Al parecer, los antiguos humanos se aventuraron deliberadamente en cuevas sin oxígeno para pintar su conocido arte rupestre. La hipoxia los pudo inducir a alucinaciones según un estudio publicado en The Journal of Archaeology, Consciousness and Culture.

Los investigadores se han preguntado durante años por qué tantas de las pinturas más antiguas del mundo están ubicadas en sistemas de oscuros túneles, lejos de las entradas de las cuevas. Pero un estudio reciente de la Universidad de Tel Aviv revela que la ubicación fue deliberada.

Alteración de la conciencia

La falta de oxígeno provocó que los hombres de las cavernas experimentaran un estado llamado hipoxia. Ésta puede provocar síntomas como: dificultad para respirar, dolores de cabeza, confusión, taquicardia, sentimientos de euforia, experiencias cercanas a la muerte y sensaciones extracorporales. Para el equipo, habría sido muy similar a consumir drogas.

Todo indica que la gente del Paleolítico Superior apenas usaba el interior de las cuevas profundas para las actividades domésticas diarias. “Tales actividades se realizaban principalmente en sitios al aire libre, refugios rocosos o entradas a cuevas”, menciona el estudio.

“Si bien las imágenes no se crearon únicamente en las partes profundas y oscuras de las cuevas, los hallados en esos lugares tienen un aspecto muy impresionante de las representaciones de las cuevas y, por lo tanto, son el foco de este estudio”, agrega.

Poco oxígeno

Según los autores, los hombres de las cavernas utilizaron fuego para iluminar las cuevas, cosa que también reduciría los niveles de oxígeno. Pintar en esas condiciones se hizo de forma deliberada y como un medio de conexión con el cosmos, hipotetizan los investigadores.

“Se usaba para conectarse con las cosas”, dijo a CNN, Ran Barkai, coautor del estudio. Añadió que los pintores de cuevas a menudo pensaban en la pared rocosa como un portal que conectaba su mundo con el inframundo, asociado con la prosperidad y el crecimiento.

Asimismo mencionó que las pinturas rupestres podrían haberse utilizado como parte de una especie de rito de iniciación. Las fascinantes pinturas rupestres, que datan de hace unos 40.000 a 14.000 años, representan animales como mamuts, bisontes e íbices.

Más estudios

En algunas partes más ventiladas de las cuevas también podemos encontrar estas representaciones. Sin embargo, los estados alterados de conciencia «en estos contextos se lograrían a través de otras agencias además de la hipoxia», escribieron los autores.

Los autores solo simularon el efecto que tienen las antorchas sobre el oxígeno en las cuevas. Aunque, otros parámetros como la respiración humana o las reacciones químicas naturales que ocurren en las cuevas pueden disminuir aún más la concentración de oxígeno.

Ahora esperan analizar la cantidad de personas factibles a estar al mismo tiempo en las cuevas con las cantidades limitadas de oxígeno y el tiempo máximo. Finalmente, el estudio estuvo centrado en las cuevas decoradas de Europa, principalmente en España y Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.