Esta podría ser la primera observación completa de un «nanoflare» en nuestro Sol

Publicado el
Esta podría ser la primera observación completa de un «nanoflare» en nuestro Sol

(NASA)

Sabemos que la atmósfera distante del Sol (corona solar) es mucho más caliente que su superficie turbulenta. No estamos seguros de por qué sucede esto, pero piensa que se debe a pequeñas erupciones llamadas “nanoflares”. El problema es que, por su diminuto tamaño, no son fáciles de detectar.

Ahora, un equipo de investigadores parece haber observado en el Sol lo que podría ser la primera detección completa de un nanoflare, desde su comienzo repentino hasta su inevitable desaparición.

El estudio, cuyo autor principal es el astrofísico Shah Bahauddin de la Universidad de Colorado, fue publicado en Nature Astronomy.

Pequeñas erupciones en la superficie del Sol

Las nanoflares son pequeñas erupciones en el Sol, una mil millonésima parte del tamaño de las erupciones solares normales. El astrofísico Eugene Parker los predijo por primera vez en 1972 para resolver un gran misterio: el problema del calentamiento coronal.

Este es el misterio que encierra la razón de por qué la atmósfera exterior del Sol, o corona, es tan caliente. A pesar de estar mucho más lejos del núcleo solar, es millones de grados más caliente que las capas debajo de él.

Aún después de 50 años, el problema del calentamiento coronal no tiene una solución. Esto se debe principalmente a que, hasta el momento, nadie ha podido ver una nanoflare.

“Son extremadamente difíciles de observar”, explicó Bahauddin.

Afortunadamente para nosotros, los telescopios en la actualidad se han vuelto lo suficientemente poderosos como para detectar estas pequeñas erupciones. Sin embargo, sigue siendo una tarea complicada: nadie ha visto una nanoflare antes, solo tenemos una idea.

“Nadie lo sabe realmente porque nadie lo ha visto antes», dice Bahauddin. «Es una suposición bien fundamentada, digamos».

Cada cuadro insertado se acerca a la región seleccionada en el cuadro a su izquierda. El cuadro de la extrema derecha es el más ampliado y muestra el posible nanoflare. (NASA)

¿Cómo sabemos si es una nanoflare?

Para decir que hemos observado una nanoflare debemos cumplir algunos requisitos. Sin embargo, el más importante de todos es que debe calentar la corona. Esto no es trivial: muchas otras erupciones solares solo calientan su entorno inmediato.

“Hay que examinar si la energía de una nanoflare puede disiparse en la corona”, dijo Bahauddin. «Si la energía va a otra parte, eso no resuelve el problema del calentamiento coronal».

Así lo hicieron. Los investigadores miraron los datos recolectados por el Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA. El objetivo era analizar si realmente el calor intenso de estas pequeñas llamaradas alcanzaba la corona.

«Vimos el brillo, y de repente vimos que la corona se sobrecalentaba a temperaturas de varios millones de grados», dijo Bahauddin. «SDO nos dio esta información importante: sí, esto de hecho está aumentando la temperatura, transfiriendo energía a la corona».

Posibles nanoflares (NASA)

Aunque Bahauddin documentó 10 casos de estas erupciones que calentaban la corona, todavía duda en llamarlos propiamente nanoflares. Esto se debe a que, nuevamente, nadie ha visto uno.

El siguiente paso es demostrar que estas erupciones ocurren con suficiente frecuencia como para explicar el calor extremo de la corona. Por el momento, aunque el estudio actual representa un gran avance, solo queda seguir investigando.

“Hemos demostrado cómo una estructura fría y baja puede suministrar plasma supercaliente a la corona”, dijo Bahauddin. «Eso, para mí, fue lo más hermoso».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.