Estados Unidos lanza el primer módulo lunar desde la era Apolo

Publicado el
Estados Unidos lanza el primer módulo lunar desde la era Apolo

La iniciativa de Servicios Comerciales de Carga Lunar de la NASA lanzó el módulo de aterrizaje Peregrine de Astrobotic en el cohete Vulcan de United Launch Alliance (ULA). / NASA-ULA

Estados Unidos ha iniciado su retorno a la Luna con éxito tras el lanzamiento exitoso del cohete Vulcan de ULA el lunes 8 de enero. Esta misión, que transporta el módulo de aterrizaje lunar Peregrine desarrollado por la empresa comercial Astrobotic, representa un hito crucial en la exploración lunar.

Es la primera vez, desde el final de la era Apolo en 1972, que la NASA envía instrumentos a la Luna. Han transcurrido más de 50 años desde un acontecimiento de esta envergadura.

 

CLPS

Este lanzamiento marca el inicio del programa Commercial Lunar Payload Services (CLPS), una colaboración entre la NASA y empresas comerciales, cuyo objetivo es llevar instrumentos científicos a la Luna y probar tecnologías de exploración espacial.

«Nos emociona ver esta visión convertirse en realidad», expresó Nicola Fox, administradora asociada de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. «CLPS representa una forma innovadora de aprovechar las capacidades de las empresas estadounidenses para enviar cargas útiles de ciencia y tecnología a la Luna», añadió.

Peregrine tiene como destino Sinus Viscositatis, o Bahía de la Pegajosidad, donde desplegará cinco cargas útiles científicas de la NASA. Estos instrumentos están diseñados para analizar diversos aspectos del entorno lunar, los cuales son:

  • El LETS (espectrómetro de transferencia lineal de energía) que medirá los niveles de radiación.
  • El NIRVSS (sistema de espectrómetro volátil de infrarrojo cercano) que examinará la composición, temperatura y estructura del suelo lunar. 
  • El NSS (Sistema de espectrómetro de neutrones) con el objetivo detectar agua.
  • el PITMS (Espectrómetro de masas con trampa de iones) que estudiará los iones atmosféricos lunares.
  • El LRA (Laser Retroreflector Array) que servirá como marcador de ubicación permanente para futuras mediciones de la posición lunar.

 

Otros objetivos 

Además de las cargas científicas de la NASA, Peregrine transportará otros equipos. Entre ellos, se encuentran dos rovers, uno del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y otro desarrollado por estudiantes de la Universidad Carnegie Mellon, junto con un detector de radiación del DLR. El módulo de aterrizaje llevará varias cargas no científicas, como cápsulas del tiempo, obras de arte, una colección de cuentos, un Bitcoin y restos humanos cremados.

La inclusión de cenizas humanas ha generado controversia, especialmente con la Nación Navajo, que se opone por motivos espirituales. Buu Nygren, en representación de la Nación Navajo, ha expresado que colocar restos humanos en la Luna es una profanación de un cuerpo celeste venerado por muchas culturas indígenas.

Según Nygren, tal acto ignora acuerdos pasados y promesas de respeto y consulta entre la NASA y la Nación Navajo. Esta queja recuerda las preocupaciones surgidas tras la misión Lunar Prospector en 1998, que llevó las cenizas del geólogo planetario Eugene Shoemaker.

Luego de varias conversaciones con funcionarios de la NASA y la Casa Blanca, se presentaron disculpas por la falta de consulta previa. A pesar de la controversia, la misión se desarrolló con normalidad. Esperemos un aterrizaje exitoso pronto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *