Estas babosas marinas se autodecapitan y pueden hacer crecer un cuerpo completamente nuevo

Publicado el
Estas babosas marinas se autodecapitan y pueden hacer crecer un cuerpo completamente nuevo

La cabeza y el cuerpo de Elysia cf. marginata un día después de su autotomia / Sayaka Mitoh

La regeneración es una habilidad bastante extendida en el reino animal, pero hay dos especies que la llevan al extremo. Investigadoras japonesas descubrieron que dos especies de babosas marinas, Elysia cf. marginata y Elysia atroviridis, pueden regenerar su cuerpo después de cortarse la cabeza. El descubrimiento fue publicado en Current Biology.

Algunos animales como estas babosas sacoglosas pueden autotomizarse, es decir pueden arrojar una parte del cuerpo voluntariamente. La autora del estudio es la estudiante de doctorado Sayaka Mitoh de la Universidad de Mujeres de Nara en Japón.

Mitoh dijo que el equipo de investigación no pudo determinar por qué las babosas arrojaron partes vitales del cuerpo. Sin embargo, se sabe que algunos animales lo hacen para eliminar los parásitos internos que inhiben su reproducción.

Babosas regenerativas

Cinco de los 15 jóvenes Elysia cf. marginata comenzaron a autodecapitarse entre 226 y 336 días después de la eclosión. Comenzaron a alimentarse de algas pocas horas después de perder partes de su cuerpo y comenzaron a regenerar su corazón en siete días. Después de 20 días, las babosas habían regenerado todo su cuerpo.

Tres de las 82 babosas Elysia atroviridis decapitaron sus cuerpos en el cuello. De esas babosas, dos de ellas regeneraron sus cuerpos en una semana. Sin embargo, no todas las babosas tuvieron tanta suerte. Las Elysia cf. Marginata que nacieron entre 480 y 520 días antes de la autodecapitación no se alimentaron y murieron en 10 días.

Puede parecer una elección tonta que las babosas más viejas separen su cabeza del cuerpo si no sobreviven, dijo Mitoh. Pero las “babosas viejas morirán pronto de todos modos y puede haber una posibilidad de sobrevivir y regenerar un cuerpo libre de parásitos”, explicó.

Intrigante

Las investigadoras no están seguras de cómo las babosas pueden vivir sin algunos de sus órganos vitales. “Pero pueden vivir sin corazón probablemente porque sus cabezas son pequeñas” y pueden absorber oxígeno de la superficie de su cuerpo, dice Mitoh.

Una de las babosas del experimento pudo completar el proceso de regeneración dos veces, pero las científicas tampoco saben cómo pudo hacerlo. Otras babosas marinas sacoglosas pueden regenerar apéndices u otras partes del cuerpo, pero este es un caso extremo. Esta es la primera vez que se observa una babosa autotomizando órganos vitales.

Se necesita aprender más sobre este fenómeno, tanto sobre la especie en el experimento como sobre otros animales, dijo Mitoh. “Queremos estudiar si otras especies de sacoglosanos tienen esta capacidad para estudiar el patrón evolutivo y el proceso de autotomía y regeneración tan extremas”, dijo.

Posible explicación

Las babosas marinas Sacoglossan comen algas, pero no solo las digieren. Sus cuerpos incorporan los cloroplastos, lo que permite que las criaturas realicen la fotosíntesis, un fenómeno fascinante conocido como cleptoplastia.

Este robo es solo temporal, pero los investigadores creen que ser capaz de realizar la fotosíntesis durante un corto tiempo puede mantener las cabezas vivas el tiempo suficiente para regenerar un cuerpo. Esto también explicaría cómo los cuerpos pueden seguir moviéndose durante tanto tiempo sin cabezas que los alimenten.

La extraña autotomía de cuerpo entero de E. cf marginata y E. atroviridis, por lo tanto, representa una excelente oportunidad de investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.