Estas enfermedades tienen algo en común: una proteína ignorada durante años

Publicado el
Estas enfermedades tienen algo en común: una proteína ignorada durante años

¿Qué tienen en común algunas enfermedades degenerativas, incluyendo la demencia? TMEM106B, una proteína encargada de limpiar las células de desechos moleculares.

Reconstruyendo fragmentos

Un equipo de investigación reconstruyó en 3D fragmentos de una proteína que encontraron en «grandes cantidades» en algunas muestras de tejido cerebral. Las muestras pertenecieron a 11 pacientes que fallecieron a causa de demencia frontotemporal, parálisis supranuclear progresiva, o demencia con cuerpos de Lewy. Esta última, a menudo es confundida con Alzheimer o Parkinson.

La proteína, que pasó desapercibida durante años, se agrupa en forma de varillas retorcidas estrechas o se apila en cintas retorcidas anchas y simétricas.

«Cada una de estas enfermedades tiene una maraña de proteínas única, o fibrilla, asociada a ella«, dice Anthony Fitzpatrick, de la Universidad de Columbia. “Estas proteínas ligadas a enfermedades tienen sus propias formas y comportamientos”.

Usando como base estas estructuras moleculares, los investigadores dedujeron la secuencia más probable de los bloques de construcción de aminoácidos de la proteína.

Cuando escanearon una base de datos de secuencias de proteínas conocidas, los fragmentos coincidieron con una proteína que se identificó hace más de una década en una amplia búsqueda de genes relacionados con la demencia frontotemporal.

Acumulación de desechos

La denominada TMEM106B se asienta en las membranas de los lisosomas y los endosomas, organelos celulares encargados de tratar desechos, proteínas que funcionan mal y partes celulares desgastadas. Cuando la TMEM106B se fragmenta forma fibrillas que interrumpen la función del lisosoma. En consecuencia, se acumulan otras proteínas formadoras de fibrillas, las famosas proteínas tau, muy implicadas en la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, encontrar que las fibrillas TMEM106B «ocurren en diversas proteinopatías dificulta determinar si las fibrillas TMEM106B son específicas de la enfermedad o son una característica general de la neurodegeneración y el envejecimiento».

Esto se basa en recientes hallazgos, aún no revisados por pares, de filamentos TMEM106B en el cerebro de adultos mayores sanos, pero no en individuos más jóvenes.

Perspectivas

Anthony Fitzpatrick y sus colegas autores del estudio publicado en Cell, aclaran que no detectaron estas fibrillas en sus estudios anteriores sobre la enfermedad de Alzheimer, por lo que las fibrillas TMEM106B pueden no ser una característica común en todas las enfermedades neurodegenerativas, solo en algunas.

Pero también puede significar que aún se necesitan analizar más tejidos enfermos, ya que la muestra hasta el momento es bastante pequeña.

«Ahora tenemos una nueva pista prometedora», indica Fitzpatrick. «Podría apuntar hacia un hilo común que vincula una variedad de enfermedades neurodegenerativas y abrir el camino a nuevas intervenciones».

Debemos tener en cuenta que décadas de investigación en terapias dirigidas a la proteína, que se cree que es el principal culpable de la enfermedad de Alzheimer, la beta-amiloide, han llevado a muchos ensayos fallidos y mucha decepción. Por lo tanto, si bien hay algunos puntos en común entre las enfermedades neurodegenerativas, sus causas fundamentales individuales siguen siendo incomprendidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.