Este exoplaneta es tan caliente que rompe las moléculas de su propia atmósfera

0

Hace un par de años, los astrónomos se maravillaron con el descubrimiento de KELT-9b, el planeta más caliente del Universo conocido. Un nuevo estudio publicado en el Astrophysical Journal Letters nos muestra otra increíble característica de este planeta.

KELT-9b tiene aproximadamente tres veces la masa de Júpiter, presenta acoplamiento de marea (un solo lado del planeta siempre da a su estrella y el otro permanece en la oscuridad) y tiene una temperatura de 4 300 grados Celsius. No puede parecer la gran cosa pero eso es más caliente que algunas estrellas. Y, según datos de la nueva investigación, el lado que siempre da a la estrella es lo suficientemente caliente como para romper las moléculas de hidrógeno de su atmósfera.

El acoplamiento de marea que presenta el planeta hace que cuando el planeta cruza frente a su estrella, nos muestra su lado nocturno. Y justo antes y después de que pase detrás de la estrella, vislumbramos su lado diurno. Esto también significa que KELT-9b solo se cocina por un lado y como es de esperar, es típico en tales planetas que el lado que mira hacia la estrella sea mucho, mucho más caliente que el eterno lado nocturno. Y al tomar la temperatura de ambos lados del KELT-9b mientras orbita su estrella, los astrónomos pueden crear un mapa de calor 2D del planeta cocido de manera desigual.

(NASA/JPL-Caltech)

Megan Mansfield, de la Universidad de Chicago y autora principal del estudio y sus colegas descubrieron que las dos partes estaban más igualadas de lo que esperaban. El lado caliente era un poco menos caliente, y el lado frío menos frío. Además, los científicos esperarían que el punto más caliente del planeta sea a mediodía, donde la superficie del mundo se enfrenta directamente a su estrella anfitriona. Pero en cambio, el punto caliente de KELT-9b se encuentra a unos 20 grados al este del mediodía, rezagado. «Ninguno de nuestros modelos predijo eso», dijo Mansfield.

En algunos planetas, los fuertes vientos distribuyen el calor y transportan gases calientes al lado nocturno más frío del planeta. Pero para que KELT-9b funcione de esta manera, sus vientos tendrían que correr alrededor de él a casi 241 400 kilómetros por hora y esto es imposible según las leyes de la física.

Los investigadores observaron que el calor de la estrella cercana desgarra moléculas de hidrógeno las cuales luego se desplazan hacia el lado oscuro del planeta y se reforman. Según los modelos, esta acción de separación y recombinación explica cómo el calor puede distribuirse de manera más uniforme y tan rápido, explica Mansfield.

Si bien aún no se han descubierto más planetas como KELT-9b, hay otros planetas súper calientes que los astrónomos sospechan podrían estar experimentando la misma química atmosférica impulsada por estrellas. Al echar un buen vistazo al extraordinario caso del calentamiento de KELT-9b, esperan comprender mejor los casos más leves que se podrían encontrar en otros mundos.

Fuente: Science Alert.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.