Este extraño molusco come rocas y defeca arena

3

Un pariente recién descubierto del gusano de la broma realiza agujeros en las rocas comiéndolas y excreta los escombros como arena.

El animal es en realidad un molusco y fue encontrado en las orillas bajas del río Abatan en Filipinas. Los científicos fueron informados por primera vez de la especie (Lithoredo abatanica) por los lugareños que contaron historias de una criatura que comía roca y que se entregaba a madres jóvenes para inducir la lactancia.

La diminuta criatura con forma de gusano fue vista por primera vez en 2006 durante una expedición del Museo Nacional Francés de Historia Natural. Si bien los investigadores confiaban en que formaba parte de la familia Teredinidae de los gusanos marinos, solo recientemente los pudieron observar más de cerca durante una expedición de biodiversidad a las Filipinas.

Ejemplar grande del Lithoredo abatanica. Crédito: Marvin A. Altamia y Rubén Shipway

Los investigadores descubrieron que estos moluscos, de hecho, mastican su camino a través de roca caliza, excavando túneles gruesos con sus gruesos cuerpos.

«Abrir la roca y ver cómo estos pequeños moluscos aparecían fue realmente genial», dijo el autor principal Reuben Shipway, investigador de la Northeastern University, a IFLScience.

Un ejemplar de Lithoredo abatanica visto dentro de una roca. Crédito: Marvin A. Altamia y Rubén Shipway

«La mayoría de los miembros de la familia de Teridinidae son largos, delgados y con forma de gusano, generalmente tan grandes como tu meñique en términos de grosor, por lo que estos son realmente muy diferentes», agregó Shipway. «Estos animales son bastante gorditos, robustos. Se ven muy diferentes. No sabemos de dónde obtienen su nutrición».

Se recolectaron varios especímenes de varios lugares a lo largo del río Abatan mediante el uso cuidadoso de un martillo y un cincel, antes de ser observados en un tanque y luego conservados.

La roca pulverizada sale de los animales en forma de arena fina que contribuye a la capa de arena en el fondo del río. El análisis de rayos X de la roca circundante y los desechos de los animales incluso reveló que eran químicamente compatibles.

Por ahora, los científicos que publicaron sus hallazgos en Proceedings of the Royal Society B. tuvieron más preguntas que respuestas, pero es posible que los pequeños moluscos que comen rocas recolecten sus alimentos de manera similar a sus primos, con la ayuda de bacterias únicas que viven en sus agallas. Eso, o aspirando restos del agua a través de sus sifones.

Está claro que todavía hay muchos misterios por resolver cuando se trata de los hábitos de este nuevo animal.

Por un lado, estudiar sus hábitos ecológicos podría decirnos mucho sobre cómo otros organismos de su entorno dependen de que las rocas se conviertan en queso suizo para su alojamiento.

Debido a que las madrigueras rocosas pueden permanecer preservadas durante millones de años, podemos aprender más sobre la historia de este y otros animales que se benefician de sus acciones.

Las bacterias en sus branquias también podrían proporcionarnos una nueva fuente de productos farmacéuticos, potencialmente nuevas clases de antibióticos para ayudar a combatir la creciente amenaza de las bacterias resistentes a los medicamentos.

Los investigadores planean seguir analizando su genoma para tener una mejor idea de dónde encajan estas criaturas recién encontradas en el árbol genealógico de la familia teredinidae, mientras que potencialmente resuelven el misterio de lo que comen y por qué han evolucionado para moler piedra en primer lugar.

Fuente: IFLScience.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: