Este podría ser el origen de la enorme Corriente de Magallanes alrededor de la galaxia

Publicado el
Este podría ser el origen de la enorme Corriente de Magallanes alrededor de la galaxia

La Corona de Magallanes en medio mientras que la Corriente de Magallanes se ve como gas que fluye desde las dos galaxias satélites hacia la derecha. (Colin Legg/Scott Lucchini)

Sabemos que la Vía Láctea no está completamente sola en el vecindario galáctico. Existen algunas galaxias satélites más pequeñas en los alrededores. Las dos más conocidas son las Nubes de Magallanes: la grande (LMC) y la pequeña (SMC); ambas son perfectamente visibles en una noche despejada desde el hemisferio sur.

Cuando nuestra galaxia capturó gravitacionalmente ambas satélites hace miles de millones de años, una enorme corriente de gas conocida como la Corriente de Magallanes tomó forma. A pesar de que esta corriente ahora se extiende por más de la mitad del cielo nocturno, los astrónomos no han podido explicar cómo se volvió tan masiva, con más de mil millones de veces la masa del Sol.

Ahora, un equipo de científicos ha sugerido la existencia de un halo de gas cálido que rodea las Nubes de Magallanes. Este actuaría como un capullo protector, cuidando a las galaxias satélites del propio halo de la Vía Láctea. La estructura ayudaría a explicar de dónde viene la mayor parte de la masa de la Corriente de Magallanes.

Los detalles del estudio, realizado por astrónomos de la Universidad de Wisconsin-madison, fueron publicados en Nature.

Modelos anteriores

Nubes de Magallanes, galaxias satélites a la Vía Láctea sobre el observatorio ALMA en Chile. (ESO)

Anteriormente se creía que las mareas gravitacionales y la fuerza de las galaxias empujándose unas contra otras formaron la Corriente de Magallanes a partir de las Nubes de Magallanes cuando entraron en órbita alrededor de la Vía Láctea. Sin bien estos modelos explicaban el tamaño y la forma de la corriente, solo podía explicar el 10 por ciento de la masa observada.

«Los modelos existentes de la formación de la Corriente de Magallanes están desactualizados porque no pueden dar cuenta de su masa», dice Scott Lucchini, estudiante de posgrado en el departamento de física de UW-Madison, primer autor del artículo.

Corriente de Magallanes en el cielo. (D. Nidever et al., NRAO/AUI/NSF, A. Mellinger, Leiden-Argentine-Bonn Survey, Parkes Observatory, Westerbork Observatory, Arecibo Observatory)

«Es por eso que presentamos una nueva solución que es excelente para explicar la masa de la corriente, que es la pregunta más urgente a resolver», agrega Elena D’Onghia, profesora de astronomía en UW-Madison que supervisó la investigación.

El modelo actual

Los astrónomos han descubierto que las Nubes de Magallanes son los suficientemente masivas como para tener un halo de gas cálido que las envuelve. De existir, esta estructura, llamada Corona de Magallanes, ayudaría a explicar cómo se formó la popular Corriente de Magallanes.

Animación de la simulación (Elena D’Onghia and Scott Lucchini)

Las nuevas simulaciones muestran que la creación de la Corriente de Magallanes se divide en dos etapas.

Mientras que las Nubes de Magallanes aún estaban lejos de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes (LMC) le quitó el gas a su socio más pequeño durante miles de millones de años. Este gas robado finalmente contribuyó del 10 al 20 por ciento de la masa final de la corriente.

En la segunda etapa, cuando ambas galaxias fueron capturadas en la órbita de la Vía Láctea, las interacciones con la gravedad de nuestra galaxia y su propio halo galáctico, arrancaron una quinta parte de la masa de la Corona de Magallanes para crear la corriente.

Con este nuevo escenario dividido en dos etapas, el equipo de astrónomos puede explicar la forma y la masa de la Corriente de Magallanes.

Es importante recalcar que aún falta detectar directamente la Corona de Magallanes. Sin embargo, el modelo planteado presenta las estrategias para hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *