Esto es lo que debes saber sobre los mandriles

Publicado el
Esto es lo que debes saber sobre los mandriles

(Google Images)

Son inconfundibles. Puedes diferenciar un mandril, sin chance de error, por sus llamativos colores y por su incursión en el cine como Rafiki de El Rey León. Pero lejos de la pantalla grande, los mandriles tiene un comportamiento  muy llamativo además de otras singularidades que podrás descubrir líneas abajo.

(AboutAnimals)
Grandes

Los mandriles (Mandrillus sphinx) son mamíferos que pertenecen al Orden Primates y al grupo de los catarrinos (Parvorden Catarrhini). Se les llama así, por su característica nariz, con los dos orificios abiertos hacia abajo y separados por la presencia de un tabique. Sí, como nosotros. Los humanos pertenecemos la Familia Hominidae junto a los gorilas, orangutanes, chimpancés y bonobos y, todos somos catarrinos. Llegan a pesar 55 kilos, aunque el eso promedio rodea los 30 Kg, siendo los machos mucho más grandes que las hembras: En cuanto a altura, alcanzan un metro. Pero tiene también otras cosas para admirar en tamaño; los machos poseen unos caninos que miden entre 5 y 12 centímetros.

«¿Y esos dientes tan grandes?» (Jan Willensen)
Coloridos

Quizá, de todos los mamíferos, los mandriles son los más coloridos. Se les distingue por el color pardo oliváceo de su pelaje aunque quizá esta característica quede opacada por los llamativos tonos azules, rojos, rosados y morados de su cara y su trasero. Sin embargo, las hembras tienen una coloración más apagada. Esto se debe, a que el color del trasero de los machos se intensifica con la testosterona. Cuando alcanzan la madurez sexual es cuando son más coloridos y se vuelven más brillantes cuando buscan aparearse. Son los colores del trasero en lo que se fijan las hembras. Además, cuanto más posicionado está un macho en la manada, más brilla su trasero, debido a la descarga de testosterona que les da el estar en «el trono». Por el contrario, el macho con poco estrato social es menos brillante, y las hembras no lo escogen para reproducirse, lo que conlleva a que pierda aún más su color.

Un imponente macho alfa. (AboutAnimals)
Revoltosos

Son primates muy fuertes, pueden caminar largas distancias, pero también trepan los árboles con sus fuertes brazos y usualmente pasan la noche en las copas. Como son muy sociales, siempre están acompañados durante sus viajes. Forman grupos de 20 individuos aproximadamente, pero estos grupos pueden unirse y formar una horda de más de 200 mandriles, capaz de causar mucho revuelo por donde pase. De hecho, la horda más grande de la que se tiene registro estaba formada por 1200 mandriles, ¡imagínate el alboroto! La mayor parte del tiempo, están en el suelo buscando comida, como nueces, frutas caídas, insectos, incluso animales pequeños. En sus mejillas tienen unas bolsas que sirven para almacenar alimento y comérselo después pero también para guardar algo que les guste mucho y que prefieran disfrutar a solas.

(Google Images)
Vulnerables

El hábitat de los mandriles está limitado a los bosques tropicales del África ecuatorial,  es decir, el espacio geográfico comprendido desde Guinea Ecuatorial hasta el Congo. Lamentablemente, la agricultura y los asentamientos humanos van reduciendo su hogar. Esto ha provocado que sea una especie amenazada,  clasificada como «vulnerable» por la UICN. Además, no ayuda que su carne sea considerada como un manjar para muchos pobladores de esa región, lo que fomenta la caza furtiva. Otro factor importante que altera su conservación es que, los grupos de mandriles pueden ser muy destructivos; se alborotan y causan daños en las tierras de cultivo (claro que originalmente no estaban ahí); por ello, los lugareños los consideran una plaga peligrosa y no dudan en acabar con ellos si los encuentran cerca a sus plantaciones.

Tras 175 días de gestación, nace una sola cría, con la piel rosada y pelo negro, que cambia a los dos meses. (San Diego Zoo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *