Estos ingeniosos peces parecen haber «domesticado» a unos camarones para fertilizar sus granjas de algas

Publicado el
Estos ingeniosos peces parecen haber «domesticado» a unos camarones para fertilizar sus granjas de algas

Aunque no tenga cara de granjero, el pez damisela de aleta larga (Stegastes diencaeus) parece tener sus propias granjas cuidadas por camarones / Griffith University

Una de nuestras ventajas frente a la naturaleza es que supimos domesticar otras especies: tanto plantas, como animales. Sin embargo, un equipo de investigadores ha encontrado peces que parecen estar usando camarones de la misma manera que usaríamos un animal de granja. Los detalles del hallazgo fueron publicados en Nature Communications.

El ingenioso pez es la damisela de aleta larga (Stegastes diencaeus), y habita en los arrecifes de coral de Belice, en América Central. El estudio encontró que el curioso habitante marino cuida y se alimenta de lo que parecen ser sus propias granjas de algas.

Peces granjeros

Así mismo, los investigadores notaron que los peces damiselas ahuyentan a cualquier criatura que se acerque demasiado a las algas. La única excepción, sin embargo, son los enjambres de pequeños zooplancton llamados camarones mísidos (Mysidium integrum) que aparentemente fertilizan la granja.

La idea es que los peces damisela y el camarón mísido comenzaron su relación de comensalismo (cuando una criatura se beneficia de la otra sin dañarla), antes de que la relación se volviera más especializada. Luego el camarón “domesticado” ya no pudo vivir sin la ayuda de los peces para ahuyentar depredadores.

El equipo usa el ejemplo de cómo los lobos se convirtieron en perros al acercarse a los campamentos humanos en busca de sobras. Luego, se convirtieron en nuestros compañeros hasta que se transformaron en los perros que conocemos hoy.

La domesticación

La línea de lo que define exactamente la domesticación no está clara. Algunos investigadores sostienen que la domesticación requiere cambios genéticos entre las criaturas salvajes y domesticadas que normalmente son seleccionadas por el domesticador. Por ejemplo, puede ser una influencia multigeneracional sostenida sobre la reproducción y el cuidado de las especies domesticadas.

Pero en este caso, los investigadores tienen algunas razones sólidas para su afirmación. “La presencia de peces damisela de aleta larga no asociados a mísidos sugiere que estos peces crean granjas para propósitos no relacionados con la domesticación de mísidos”, escribe el equipo.

«Sin embargo, la falta de mísidos asociados a los arrecifes fuera de las granjas en nuestro sitio de estudio sugiere que estos mísidos tienen una dependencia obligada del nicho creado por los peces damisela para sobrevivir dentro de este entorno rico en depredadores”, añade.

Fascinante proceso

Esto significa que los peces damisela no necesitan al camarón mísido, pero los camarones sí necesitan algún tipo de protección por parte de los peces. Los resultados son consistentes con los procesos conductuales hipotetizados que sustentan la domesticación a través de la vía comensal.

Esta no es la primera vez que vemos prácticas de domesticación en animales: los insectos como las hormigas, los escarabajos y las termitas son muy buenos para cultivar sus propias especies de hongos domesticados.

Sin embargo, es muy emocionante observar las primeras etapas de un proceso de domesticación similar al que ejercimos sobre perros o vacas.

La domesticación es un proceso que aún no conocemos del todo y que vamos aprendiendo poco a poco. En setiembre de este año, reportamos cómo los animales pierden el miedo a los depredadores rápidamente después de interactuar con nosotros.  

2 respuestas a «Estos ingeniosos peces parecen haber «domesticado» a unos camarones para fertilizar sus granjas de algas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *