Estos pequeños dinosaurios con alas como murcielago realmente no volaban tan bien

Publicado el
Estos pequeños dinosaurios con alas como murcielago realmente no volaban tan bien

Representación artística de un extinto Yi Qi / Emily Willioughby - Wikimedia Commons

En el 2015 los paleontólogos encontraron fósiles de pequeños dinosaurios con alas de murciélago. Y aunque inicialmente se pensó que podían volar, una nueva investigación de científicos estadounidenses y chinos acaba de encontrar que ese no fue el caso. Los resultados del estudio fueron publicados en iScience.  

Los nombres de los dinosaurios en cuestión son Yi qi y Ambopteryx longibrachium. Se trata de terópodos que vivieron hace unos 160 millones de años, los cuales tenían dedos inusualmente alargados y una membrana de piel que se extendía entre ellos. Un tejido bastante similar al ala de un murciélago.

Importancia para la ciencia

Este es un tipo de ala completamente diferente al que los dinosaurios terópodos (que luego se convirtieron en aves) desarrollaron para volar. Además, a diferencia de estos, Yi y Ambopteryx se extinguieron después de solo unos pocos millones de años.

Aunque la extinción de los pequeños dinosaurios es un indicio que este tipo de alas no pudo igualar al de las futuras aves, sí son útiles a la ciencia. Nos indican que es probable que varios tipos de alas (y por lo tanto el vuelo) hayan evolucionado a lo largo de los años. Además, nos ayudan a saber qué tan buenas eran estas especies para volar.

Cuando se encontró a Yi, el equipo de investigadores sugirió que el tamaño de sus alas y otras características de vuelo evidenciaban una criatura planeadora. Sin embargo, el pequeño “murci-saurio” es diferente a cualquier otro planeador que conozcamos, y su centro de masa podría haber hecho el desplazamiento aéreo difícil.  

El análisis

Ahora, el nuevo estudio ha analizado el potencial de vuelo de Yi y Ambopteryx con mucho más detalle. Los científicos evaluaron su anatomía utilizando imágenes de fluorescencia estimuladas por láser y realizaron cálculos aerodinámicos que cubrieron el potencial de vuelo y otros comportamientos basados ​​en alas y capacidades de deslizamiento.

Descubrieron que Yi y Ambopteryx probablemente eran arborícolas, pero es muy poco probable que tuvieran alguna forma de vuelo impulsado. Además, tenían deficiencias significativas en la locomoción basada en el aleteo y habilidades limitadas de deslizamiento. En conclusión, no eran buenos para volar.

“Tienes que tener suposiciones extremadamente generosas sobre cómo pueden batir sus alas”, dice el primer autor del estudio, el biólogo Thomas Dececchi de la Universidad Mount Marty. “Básicamente tienes que modelarlos como el murciélago más grande, con el peso más liviano, hacerlos aletear tan rápido como un pájaro realmente rápido y darles músculos más altos de lo que era probable que tuvieran. Podían deslizarse, pero ni siquiera su deslizamiento era excelente”, sentenció.

Comparativa de alas y brazos: murcielago, maniraptors, pterosaurios y ranas / Xu et al, Cell

Entonces, según los modelos, ambos dinosaurios volaban peor que un pollo. O peor que el kakapo, el loro neozelandés, que también se limita principalmente a deslizarse desde los árboles.

Aunque esto pudo ser una mala noticia para Yi y Ambopteryx, es una buena noticia para nosotros. Los hallazgos brindan aún más evidencia de que los dinosaurios evolucionaron a animales voladores varias veces. Algo similar ha ocurrido con los mamíferos, y ahí tenemos de ejemplo a los murciélagos, ardillas, y demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.