Estudio encuentra cómo las hembras topo desarrollan testículos sobre sus ovarios

Publicado el
Estudio encuentra cómo las hembras topo desarrollan testículos sobre sus ovarios

Las hembras de topo ibérico (Talpa occidentales) desarrollan músculos fuertes como resultado de altos niveles de hormonas masculinas / David Carmona - Universidad de Granada

A pesar de nuestras concepciones sobre el desarrollo sexual, en la naturaleza las cosas son más complejas que la dicotomía macho/hembra. Una investigación publicada en Science ha encontrado que las hembras topo desarrollan testículos en sus ovarios, algo llamado “ovotestículo”. Este desarrollo tiene el fin de adquirir más agresividad.

“En cierto punto, el desarrollo sexual [de los mamíferos] generalmente progresa en una dirección u otra, masculina o femenina”, dice el genetista Darío Lupiáñez del Instituto Max Planck de Genética Molecular. “Queríamos saber cómo la evolución modula esta secuencia de eventos de desarrollo, habilitando las características intersexuales que vemos en los lunares”.

Tal y como ocurre con los ovarios de cualquier mamífero, los ovotesticulos nutren y liberan óvulos para la fertilización. Pero también tienen un bulto de tejido testicular adherido. Si bien este no es capaz de producir espermatozoides, tiene células de Leydig para producir andrógenos u hormonas sexuales masculinas.

Cambios genéticos

Usualmente, el desarrollo de tejido testicular en los mamíferos se basa en la presencia de un gen en el cromosoma Y que aumenta la producción de testosterona en las primeras etapas del desarrollo.

La falta de un cromosoma Y hace que sea mucho más difícil para un embrión iniciar la cadena de eventos que producen los testículos. Por eso no se sabía cómo las hembras de topo desarrollaban sus ovotestículos.

Un análisis en profundidad de sus genomas ahora revela cómo surgió esta peculiaridad. Los científicos sospecharon que en las topas no solo hay cambios en los genes mismos, sino en las regiones reguladoras que pertenecen a estos genes. Para probarlo, el genetista Stefan Mundlos y sus colegas trazaron el mapa de la remodelación cromosómica que experimenta el topo ibérico (Talpa occidentalis) para modificar sus ovarios.

Los investigadores siguieron no solo la actividad genética en diferentes regiones de sus órganos sexuales, sino también las ediciones epigenéticas de su ADN. Además de un análisis de conjuntos de datos que describen cómo cambiaron estructuralmente los cromosomas del topo.

Luego compararon sus resultados con los genomas de otros animales, así como con los cambios genéticos específicos encontrados en el topo americano con nariz de estrella (Condylura cristata); otra criatura con ovotestículos.

Resultados

El estudio encontró cómo cambió el genoma del topo a lo largo del tiempo para administrar una dosis perfectamente sincronizada de factores de crecimiento reguladores. Específicamente, encontró que una región involucrada con el desarrollo testicular se invierte, agregando código adicional a una región que activa el gen FGF9. Este gen promueve el crecimiento testicular.

También encontraron dos copias adicionales de un gen que controla la síntesis de andrógenos. La triplicación agrega secuencias reguladoras adicionales al gen, lo que en última instancia conduce a una mayor producción de hormonas sexuales masculinas en los ovotestículos.

La prueba de estos cambios en ratones transgénicos dio como resultado hembras con cantidades similares de andrógenos que los machos. Esto respalda la hipótesis de que los cambios genómicos a gran escala son responsables del aumento de testosterona.

Este descubrimiento no solo arroja luces sobre uno de los misterios más persistentes sobre los topos, sino también tiene otros alcances. Por un lado, revela que la sexualidad no es definitiva en los mamíferos y por otro, resalta la importancia de la testosterona en la agresividad.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *