Estudio con 85 mil personas encuentra una relación entre la inflamación y el trastorno depresivo

Publicado el
Estudio con 85 mil personas encuentra una relación entre la inflamación y el trastorno depresivo

(GoogleImages)

La depresión prolongada afecta la vida y desenvolvimiento de quien la padece y, lamentablemente, las causas no están claras. Sin embargo, factores como el consumo de tabaco pueden incrementar el riesgo de padecerla. Un reciente estudio con 85 895 personas ha encontrado una asociación entre la depresión y los niveles de inflamación en el cuerpo.

Un estudio gigantesco

Este es la investigación de casos y controles más grande que se ha realizado hasta el momento. Investigadores del Reino Unido analizaron a 26 894 personas con diagnóstico de trastorno depresivo mayor (TDM) y, 59 001 personas, sin desorden mental alguno, que conformaron el grupo control.

El trastorno depresivo mayor es el estado anímico depresivo persistente que dificulta el desarrollo de las actividades cotidianas. No se conocen con exactitud las causas pero podría deberse a una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. María Pitharouli y su equipo de investigación del King’s College of London (Reino Unido) decidieron usar la proteína CPR, un biomarcador de inflamación, para determinar las vías (genéticas, ambientales, de estilo de vida, de salud) que conducían a la respuesta inflamatoria detectada en pacientes con TDM.

La proteína C reactiva (CPR) aumenta su concentración en la sangre como respuesta a los estímulos inflamatorios. Los investigadores encontraron luego del análisis de los datos que, el 31% de personas con el trastorno depresivo tienen una concentración de proteína CPR en sangre mayor a los niveles de las personas sin el diagnóstico.

El equipo de investigación recopiló datos genéticos, muestras de sangre y respuestas en cuestionarios de salud física y mental a través del proyecto UK Biobank, un estudio a largo plazo sobre la predisposición genética y el entorno para el desarrollo de enfermedades. Con esta información, los autores pudieron analizar información sobre edad, sexo, índice de masa corporal (IMC), consumo de alcohol, consumo de tabaco, nivel socioeconómico y, experiencias traumáticas previas.

Los hábitos y la depresión

Al buscar una relación directa entre estos factores y la inflamación desencadenada en el cuerpo (medida con la CPR), hallaron que cuanto mayor es la carga genética en la depresión, mayores son los niveles de CPR.  Además, demostraron que este vínculo genético de la depresión proviene de los hábitos de alimentación poco saludables y de consumo de tabaco.

Los investigadores siguen buscando evidencia más sólida que vincule los niveles de inflamación y el riesgo de padecer el trastorno depresivo y aseguran haber encontrado en la genética una herramienta útil para diseccionar los trastornos de salud mental. Comprender mejor los factores sobre los que recae la depresión conduce, sin duda, a la búsqueda más acertada de tratamientos.

Sin embargo, hay quienes se muestran escépticos a la relación inflamación-depresión. El genetista David Curtis, profesor honorario del University College London, que no participó en el estudio, opina que aunque es bien sabido que la depresión está asociada a algunas enfermedades no considera que la inflamación juego un papel fundamental en el TDM. Además, alerta que los antiinflamatorios no sirven para tratar la depresión, para la cual hay medicamentos probados y eficientes.

No obstante, los esfuerzos por determinar las causas biológicas de los trastornos depresivos son sumamente valiosos, y cada avance que nos permita comprender mejor esta terrible y silenciosa enfermedad, nos acerca a tratamientos más eficientes para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una respuesta a «Estudio con 85 mil personas encuentra una relación entre la inflamación y el trastorno depresivo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.