Estudio sugiere que una especie de rana está evolucionando para escapar de la extinción

0

En una década de muerte masiva debido a un hongo comúnmente conocido como quitrid, una especie de rana que solo quedaba en El Copé, Panamá, desarrolló la capacidad de coexistir con el hongo mortal.

Hace casi dos décadas, los científicos descubrieron que este hongo parecía ser una amenaza rara y devastadora: alteró la química de la piel de los huéspedes infectados, privándoles de su capacidad de beber agua y absorber electrolitos a través de su piel, y finalmente detuvo sus corazones. No discriminaba, era capaz de saltar fácilmente entre las especies de ranas y matar a casi todos sus anfitriones.

En el 2007, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) detallo que, como resultado del hongo (y de la actividad humana que le permitió propagarse por todo el mundo), la crisis mundial de extinción de anfibios era la peor a la que se habían enfrentado. En una de sus publicaciones la calificaron como “la peor enfermedad infecciosa registrada entre los vertebrados en términos de la cantidad de especies impactadas y su propensión a llevarlos a la extinción”.

Ahora, un nuevo estudio en la revista Ecological Applications, sugiere que las ranas experimentaron cambios ecológicos y / o evolutivos que permitieron a la comunidad en general persistir, a pesar de las graves pérdidas de especies. El estudio muestra evidencia de que los ecosistemas de ranas pueden adaptarse al hongo, con ciertas especies infectadas desapareciendo y aquellas que permanecen sobreviviendo a sus infecciones, probablemente porque han evolucionado para volverse resistentes a su efectos, y porque el hongo en sí se ha vuelto menos mortal.

Los investigadores estudiaron ranas tropicales en una región de aproximadamente 2 kilómetros cuadrados en Panamá llamada El Copé. Entre el 2010 y el 2014, los científicos vagaron lentamente por el área, recogiendo ranas y examinándolas en busca de signos del hongo. Dividieron las regiones en cuadrados de 20 por 20 metros, manteniendo registros cuidadosos de las ranas de cada especie en cada cuadrado y si aparecieron infectadas o no infectadas.

Encontraron que alrededor de la mitad de las especies de ranas en el área se extinguieron cuando la epidemia llegó a El Copé por primera vez en el 2004, para el período 2010-2014, las poblaciones restantes parecían haberse estabilizado. Las ranas infectadas parecían sobrevivir más tiempo, en general se infectaron menos ranas, y los investigadores no encontraron el tipo de disminución drástica de la población que ocurrió durante el brote inicial.

Graziella DiRenzo, bióloga de la Universidad de California en Santa Bárbara, y autora principal del artículo afirmó que los resultados del estudio son realmente prometedores porque concluyeron que la comunidad de ranas de El Copé se está estabilizando y no está a la deriva a la extinción.

Aunque el panorama general para las ranas no es bueno, los investigadores tuvieron cuidado de anotar y describieron la realidad diaria de las ranas de la región como “sombría” en el periódico. Pero mostraron que las cosas podrían ser mucho peores.

El estudio también descubrió que, aunque hay muchos individuos infectados, alrededor del 98 por ciento de estos están infectados a niveles muy bajos. Se sabe que, al principio, varias especies desempeñaron un papel clave en la propagación de infecciones, pero algunas de estas especies ya no existen, por lo que todo el ecosistema es totalmente diferente. En realidad casi no es comparable a lo que había antes.

Aunque no está claro cuáles son las perspectivas a largo plazo para las ranas en este momento, ya sea en Panamá o en cualquier otro lugar los investigadores se muestran optimistas debido a que si suficientes especies de ranas en un lugar determinado pudieron sobrevivir y persistir, entonces, con suerte, algún día una nueva comunidad de ranas reemplazará lo que se perdió.

Fuente: Live Science.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.