¿Existen realmente los niveles del dolor?

1

¿Cómo pueden saber los doctores que duele más en sus pacientes? Normalmente te preguntará en una escala del 1 al 10 cómo es tu dolor.

El médico tiene que creer en tu respuesta y esto puede ser problemático cuando se tiene que tomar decisiones clínicas importantes. Los pacientes que sufren de dolor se caracterizan tanto por subestimar como por exagerar su grado de dolor. Además, algunos pacientes pueden estar incapacitados de alguna manera y son incapaces de expresar adecuadamente qué es lo que están sintiendo o cuan intenso es. Y no estoy hablando solo de ciertas personas que no tengan capacidad para expresar cómo se sienten.

¿No sería mejor alguna forma en la que podamos medir el dolor?

Recientemente, neurocientíficos de la Universidad de Colorado en Boulder, la Universidad de Nueva York, la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Michigan se propusieron la tarea de utilizar la resonancia magnética funcional (IRMf) para identificar medidas objetivas del dolor. Sus hallazgos ahora aparecen en el New England Journal of Medicine.

Al observar los escáneres cerebrales de 114 participantes, los investigadores desarrollaron una técnica para medir y predecir la intensidad del dolor, e impresionantemente, a nivel cada persona.

Para el experimento, cada voluntario fue sometido a una dolorosa dosis de calor. La experiencia dejaría un patrón, o firma neurológica, para que los neurocientíficos la estudien.

Las firmas se diferenciaron de otras experiencias sensoriales, como el calor no doloroso, la anticipación del dolor y el recuerdo del dolor. Se descubrió también que las firmas en cuestión son casi las mismas entre diferentes personas, lo que les permite predecir la intensidad del dolor con más del 95% de precisión.

Como era de esperarse, los científicos no perdieron la oportunidad y también midieron el “dolor emocional”. A algunos voluntarios se les mostraron fotografías de parejas románticas con las que habían roto recientemente. Pero este tipo de dolor no se correspondía con las firmas dejadas por el dolor físico. Así que estamos hablando allí de algo diferente por lo que se necesita más investigación.

Estos estudios son avances claro, pero, aún tendrá que pasar algún tiempo antes de que los médicos puedan cuantificar el dolor físico en el entorno clínico.

Este artículo fue publicado originalmente en Gizmodo.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: