Finalmente podríamos saber qué causa la enfermedad de Alzheimer y cómo detenerla

4

Si sangraste cuando te lavaste los dientes esta mañana, deberías ir al doctor para solucionarlo. Finalmente, es posible que hayamos encontrado la causa de la enfermedad de Alzheimer: la porphyromonas gingivalis, la bacteria clave en la enfermedad crónica de las encías.

La mala salud bucal es casi por seguro un factor de riesgo para el trastorno pero lo que no está claro es si la enfermedad de las encías causa el trastorno o es simplemente un resultado: muchos pacientes con demencia no pueden cuidar sus dientes, por ejemplo. Ahora, un estudio patrocinado por el sector privado ha confirmado que la bacteria que causa la enfermedad de las encías está presente en el cerebro de las personas con Alzheimer, no solo en la boca. El estudio también encuentra que en los ratones, las bacterias desencadenan cambios cerebrales típicos de la enfermedad.

Los hallazgos son los últimos en una ola de investigaciones que sugieren que las infecciones microbianas pueden jugar un papel en la enfermedad de Alzheimer. Aunque algunos científicos no estén convencidos de que la Porphyromonas gingivalis, esté detrás del trastorno o sea la causa de él.

El nuevo estudio, publicado hace unos días en Science Advances, fue patrocinado por la empresa de biotecnología Cortexyme Inc. del sur de San Francisco, California.

Trabajando con laboratorios en Europa, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, el equipo de Cortexyme confirmó informes anteriores de que se puede encontrar P. gingivalis en los cerebros de personas fallecidas con Alzheimer, y detectaron el ADN del microbio en el fluido espinal de pacientes vivos. En más del 90% de las más de 50 muestras de cerebro de Alzheimer, también detectaron enzimas tóxicas producidas por las bacterias llamadas gingipains. Los cerebros con más gingipains tenían mayores cantidades de las proteínas tau y ubiquitina relacionadas con el Alzheimer.

«Este es el primer informe que muestra el ADN de P. gingivalis en cerebros humanos, y las gingipainas asociadas, co-lococalizando con placas», dice Sim Singhrao, de la University of Central Lancashire, Reino Unido. Su equipo descubrió previamente que P. gingivalis invade activamente los cerebros de ratones con infecciones de las encías. Agrega que el nuevo estudio es también el primero en demostrar que los gingipains cortan la proteína tau de una manera que podría permitirle matar neuronas, causando demencia.

Las bacterias y sus enzimas se encontraron en niveles más altos en aquellos que habían experimentado un deterioro cognitivo peor, y tenían más acumulaciones de la proteína β-amiloide y tau. El equipo también encontró la bacteria en el líquido cefalorraquídeo de personas con Alzheimer, lo que sugiere que esta técnica puede proporcionar un método de diagnóstico de la enfermedad el cual se ha estado buscando durante mucho tiempo.

Cuando el equipo indujo la enfermedad de las encías a P. gingivalis a ratones, provocó una infección cerebral, producción de amiloide, marañas de proteína tau y daño neural en las regiones y nervios normalmente afectados por el Alzheimer.

Cortexyme había desarrollado previamente moléculas que bloquean los gingipains. Darles algo de esto a los ratones redujo sus infecciones, detuvo la producción de amiloide, disminuyó la inflamación cerebral e incluso rescató neuronas dañadas.

El equipo descubrió que un antibiótico que mató a P. gingivalis también hizo esto, pero con menos eficacia, y la bacteria desarrolló resistencia rápidamente. No resistieron a los bloqueadores de gingipain. «Esto brinda la esperanza de tratar o prevenir la enfermedad de Alzheimer algún día», dice Singhrao.

Algunas muestras de cerebro de personas sin Alzheimer también tenían P. gingivalis y acumulaciones de proteínas, pero en niveles más bajos. Ya sabemos que el amiloide y la tau pueden acumularse en el cerebro durante 10 a 20 años antes de que comiencen los síntomas del Alzheimer. Esto, dicen los investigadores, muestra que P. gingivalis podría ser una causa de Alzheimer, pero no es un resultado.

Cortexyme informó en octubre que los mejores bloqueadores de gingipain habían pasado las pruebas de seguridad iniciales en personas y habían ingresado al cerebro. También pareció mejorar a los participantes con Alzheimer. A finales de este año, la firma lanzará un ensayo más amplio de la droga, en busca de P. gingivalis en el líquido espinal, y mejoras cognitivas, antes y después.

También planean probarlo contra la enfermedad de las encías en sí. Los esfuerzos por combatir han llevado a un equipo en Melbourne a desarrollar una vacuna para P. gingivalis que comenzó las pruebas en 2018. Una vacuna para la enfermedad de las encías sería ideal, pero si también detiene el Alzheimer, el impacto podría ser enorme.

Fuente: New Scientist

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

4 comentarios

  1. eso no se si es increible o perturbador el como algo como la mala higiene bucal puede desencadenar en algo horrible

  2. Estoy muy interesado en este artículo, y me gusta mucho cómo lo has explicado para que sea muy entendible. Me gustaría poder ver la fuente para investigar más, no se como funciona la página ni dónde está la fuente. Pueden ayudarme?? Gracias, un saludo

  3. Me encanta que la medicina avance mas cada día, pero algo que me intriga mucho es porque aun no se ha intentado introducir la inteligencia artificial para ayudar a encontrar la causa y hasta un posible tratamiento para el Alzheimer.
    Estoy al tanto que la inteligencia artificial se ha introducido a la medicina, pero lo que no se es porque no se intentado con el Alzheimer, digo un algoritmo y una red neuronal pueden ver muchos mas patrones que nosotros en años

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: