Hechos acerca de las medusas

0

En la antigua Grecia la medusa era un monstruo mitológico con serpientes venenosas vivas en lugar de cabellos. El parecido con estos animales marinos ha hecho que algunos las nombren de esta manera, pero su nombre varía en diferentes lugares, también son conocidas como aguamalas, malaguas, aguavivas, aguacuajada o lágrimas de mar.

Las medusas son animales marinos pertenecientes al filo Cnidaria (estos animales eran conocidos antes como celentéreos) Este filo incluye más de 10 000 especies!

Tienen un cuerpo gelatinoso y Son animales con los que se debe tener mucho cuidado. Algunos pueden tener tentáculos largos los cuales usan para capturar presas y como forma de defensa. Los tentáculos poseen células que contienen filamentos tóxicos. Cuando atrapan una presa, los filamentos salen expulsados e inyectan veneno. Si alguna vez te encuentras una medusa aunque esté en la playa no la vayas a tocar. Los tentáculos de medusas muertas pueden retener la capacidad de envenenar por varias semanas.

La toxicidad de la picadura de la medusa varía según la especie. La mayoría de las medusas que encuentran los desafortunados bañistas provocan picaduras dolorosas y generan una sensación de ardor, pero luego de un tiempo pasa. Si alguna vez sientes que te pica una medusa lo aconsejable es que salgas inmediatamente del agua, porque existe la posibilidad que te dé un shock y te ahogues.

Las medusas se desplazan en el agua de manera peculiar. Para hacerlo introducen agua en su cavidad gastrovascular y la expulsan, usándola como “propulsor”. Los investigadores han creado robots que simulan algunos de sus movimientos con campanas flexibles, que algún día pueden conducir a mejores vehículos submarinos. Y eso no es todo, su especial diseño ha inspirado ha construir también una nueva forma de volar. 

Muchas medusas tienen órganos bioluminiscentes que emiten luz. Esta luz puede ayudarlos de diferentes maneras, como atraer presas y  distraer a los depredadores. 

Si una medusa se corta en dos, sus partes pueden regenerarse y crear dos nuevos organismos. Del mismo modo, si una medusa se lesiona, puede clonarse y producir cientos de crías. Algunas medusas pueden incluso ser inmortales. Hay dos fases para la vida de la medusa: la etapa estacionaria del pólipo y la fase de la medusa móvil. Esa última fase es a la que solemos referirnos cuando hablamos de medusas. Normalmente, las medusas comienzan como pólipos y se convierten en medusas, pero la Turritopsis nutricula se ha ganado el sobrenombre de “medusa inmortal” por tener la capacidad de viajar hacia atrás a la etapa de pólipos en momentos de estrés y puede hacerlo así indefinidamente cuántas veces quiera. 

Una cosa adicional, las medusas no tienen cerebro.  En lugar de cerebro tienen redes nerviosas que detectan los cambios en el entorno y coordinan sus respuestas.

Para un relato más ameno de este artículo pueden ver este video de El Robot de Colón. Fuentes en la descripción del mismo.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.