Huellas recién descubiertas muestran que los humanos llegamos a América miles de años antes de lo que creíamos

Publicado el
Huellas recién descubiertas muestran que los humanos llegamos a América miles de años antes de lo que creíamos

Matthew Bennett et al. / Science, 2021

Un equipo internacional de paleoantropólogos ha encontrado 61 huellas humanas distintas en los depósitos del Pleistoceno en Nuevo México, EE.UU. La datación arrojó que las huellas se dejaron hace unos 21-23 mil años, convirtiéndose así en las más antiguas del nuevo continente. El artículo fue publicado en Science.

América se convirtió en la última parte del mundo (con la excepción de la Antártida) en ser habitada por humanos. Sin embargo, la cronología de este proceso sigue siendo bastante controvertida.

Oleadas

Durante mucho tiempo, los habitantes más antiguos de América estuvieron asociados con la cultura Clovis, que existió en América del Norte y Central hace entre 13,5 y 10,8 mil años. No obstante, con la acumulación de material arqueológico durante el siglo XX, quedó claro que llegamos antes. Esto dio lugar al concepto de “pre-Clovis”, cuyas fechas difieren.

En 2020, los investigadores resumieron los datos recopilados y propusieron el concepto de que Estados Unidos fue poblado varias veces. Los primeros pobladores llegaron al nuevo continente hace unos 30 mil años.

La segunda ola tuvo lugar durante el último máximo glacial y está relacionada genéticamente con los habitantes del sitio Paleolítico de Malta en Siberia. La tercera ola pertenece al primer interglacial de Groenlandia (hace unos 14,9-16,7 mil años). Aun así, no todos los investigadores aceptan este concepto, ya que no hay muchos rastros confiables.

El descubrimiento

Ahora Matthew Bennett de la Universidad de Bournemouth, junto con científicos de EE.UU., presentaron los resultados de las excavaciones realizadas en el Parque Nacional White Sands en Nuevo México. El equipo encontró huellas humanas en varios horizontes estratigráficos, que también contenían restos botánicos.

En sedimentos formados por arcillas lacustres y limo, los científicos registraron 61 huellas humanas, así como varias huellas dejadas por animales probóscide y perros. Sospechan que el grupo humano estuvo cazando perezosos gigantes.

Las huellas de una persona son bien distinguibles y muestran las huellas de los talones, los arcos longitudinales del pie, así como las almohadillas de los dedos. La mayoría de las impresiones fueron realizadas por niños y adolescentes.

Perezoso gigante
Ilustración artística de un perezoso gigante siendo cazado por antiguos humanos / Alex McClelland / Bournemouth University

La evidencia más antigua

Los científicos realizaron la datación por radiocarbono de los restos de una planta acuática del género Ruppia encontrada en los sedimentos. Según los resultados, se dejaron rastros en el intervalo entre hace 22,86 y 21,13 mil años. Así, los paleoantropólogos concluyeron que la gente del suroeste de EE.UU. ya vivía durante el último máximo glacial.

La única pista sobre si la gente pudo haber llegado antes es un conjunto de herramientas de piedra y artefactos encontrados en una cueva de México. Los arqueólogos estimaron que el sedimento que cubría esos artefactos tenía 32.000 años, pero esa no es una medida confiable. Los objetos pueden migrar a través de las capas de sedimentos con el tiempo.

“Las huellas, por el contrario, se fijan en el paisaje”, dijo Sally Reynolds, paleoecóloga de la Universidad de Bournemouth y coautora del nuevo estudio. La especialista también sugiere los antiguos humanos pudieron haber viajado a la costa oeste a través de un corredor de tierra libre de hielo. Otro propone que vinieron en barco, posiblemente navegando desde la actual Rusia o Japón y luego expandiéndose hacia el sur abrazando la costa del Pacífico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.