Inteligencia artificial encuentra en ADN humano rastros de una especie perdida

0

Enterrado profundamente en el ADN de individuos asiáticos hay una pista genética que señala la existencia de un ancestro humano desconocido. Sorprendentemente, no fue un ser humano quien lo descubrió, sino un algoritmo de una inteligencia artificial. Bienvenidos a la arqueología del siglo XXI.

Una nueva investigación publicada la semana pasada en Nature Communications sugiere que un homínido aún por descubrir se cruzó con los humanos modernos hace decenas de miles de años. Esta especie misteriosa finalmente se extinguió, pero una IA desarrollada por investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (OIE) y varias otras instituciones europeas encontró rastros de su existencia en el ADN de las personas actuales con ascendencia asiática.

Hace unos 80.000 años parte de la población humana, que ya estaba formada por humanos modernos, abandonó el continente africano y emigró a otros continentes, dando lugar a todas las poblaciones actuales.

A medida que los humanos modernos forjaron este camino hacia la masa de Eurasia se reprodujeron con homínidos antiguos y extintos de otras especies.

Hasta hace poco, se pensaba que estas parejas sexuales ocasionales incluían neandertales y denisovanos, estos últimos desconocidos hasta el 2010.

Pero ahora una tercera especie de hace mucho tiempo ha sido aislada en el ADN de personas asiáticas. Usando una técnica estadística llamada inferencia bayesiana, los investigadores encontraron evidencia de lo que denominan una “tercera introgresión”, una población arcaica de “fantasmas” con la que los humanos modernos se cruzaron durante el éxodo africano.

“Esta población está relacionada con el clado Neanderthal-Denisova o se separó temprano del linaje Denisova”, escriben los investigadores en su artículo, lo que significa que es posible que esta tercera población en la historia sexual de la humanidad sea posiblemente una mezcla de Neandertales y Denisovans.

En cierto sentido, desde el punto de vista del aprendizaje profundo, es una hipotética corroboración de los tipos de ‘fósiles híbridos’ de la adolescente identificados el año pasado; aunque es temprano, y los proyectos de investigación en sí mismos no están directamente vinculados.

“Nuestra teoría coincide con el espécimen híbrido descubierto recientemente en Denisova, aunque aún no podemos descartar otras posibilidades”, dice uno de los integrantes del equipo, el genomicista Mayukh Mondal de la Universidad de Tartu en Estonia.

Dicho esto, los descubrimientos que se están realizando en esta área de la ciencia son cada vez más rápidos.

El año pasado, otro equipo de investigadores identificó pruebas de lo que llamaron un “tercer evento de cruzamiento definido” junto con los Denisovanos y los Neandertales, y un par de artículos publicados hace apenas quince días trazaron la línea de tiempo de cómo esas especies extintas se cruzaron con más detalle que nunca.

Hay mucha más investigación por hacer aquí todavía. La aplicación de este tipo de análisis de IA es una técnica decididamente nueva en el campo de la ascendencia humana, y la evidencia fósil conocida con la que estamos tratando es sorprendentemente escasa.

Pero de acuerdo con la investigación, lo que el equipo ha encontrado explica no solo un proceso de introgresión olvidado hace mucho tiempo: es un desafío que, a su manera, informa parte de quienes somos hoy.

Los hallazgos son reportados en Nature Communications.

Fuente Smithsonian Magazine

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.