Investigación revela un vínculo entre el daño en la piel y alteraciones en el intestino

Publicado el
Investigación revela un vínculo entre el daño en la piel y alteraciones en el intestino

Los científicos que estudian bacterias en el intestino continúan encontrando evidencia del papel que desempeñan estos organismos en la salud humana. (Dr. Microbe / iStock)

Una investigación reciente ha descubierto que los daños en la piel pueden desencadenar problemas de salud que van más allá de la superficie cutánea, afectando órganos tan lejanos como el intestino

Aunque durante mucho tiempo se ha reconocido una conexión entre la salud intestinal y dérmica, la suposición común entre los científicos era que los microbios de nuestro sistema digestivo afectaban la piel y no al revés.

 

Relación piel – órganos

El equipo de dermatólogos de la Universidad de California en San Diego ha encontrado evidencias directas de un eje piel-intestino en ratones, demostrando que el daño en la piel desequilibra las defensas intestinales y altera la composición del microbioma intestinal. Estos hallazgos fueron publicados en la revista científica Nature Communications.

Existen varios órganos que están en contacto con el ‘exterior’, siendo la piel el más evidente. Otros órganos, como los intestinos y los pulmones, también poseen barreras que definen y defienden las fronteras del cuerpo. 

Estas barreras están compuestas de tejidos epiteliales que actúan como guardias armados, limitando el crecimiento excesivo de microbios que, en otras circunstancias, serían bienvenidos, y previniendo la invasión de intrusos no deseados como Escherichia coli, los tremátodos sanguíneos y el hongo Candida.

Curiosamente, una lesión en una superficie epitelial puede provocar cambios en otros órganos distantes simultáneamente. Por ejemplo, se ha vinculado la inflamación en el intestino con daños en los pulmones.

 

La investigación 

Para probar su teoría del eje piel-intestino, el equipo realizó incisiones de 1.5 centímetros en la piel de un grupo de ratones. Luego, compararon sus heces con las de un grupo control para ver si había diferencias en los microbiomas intestinales de ambos grupos.

Los ratones que habían sido heridos presentaron más bacterias causantes de enfermedades y menos bacterias beneficiosas en sus heces, lo que indica una alteración significativa en la microflora.

Resultados similares surgieron de un experimento subsiguiente en el que los ratones fueron genéticamente alterados para producir más de una enzima que descompone la molécula de hialuronano (también conocida como ácido hialurónico o HA)

Este aumento en la enzima imitó un aspecto del daño en la piel sin necesidad de herir realmente a los ratones, para precisar el mecanismo detrás de esta conexión piel-intestino. El HA juega un papel crucial en la lesión y reparación de tejidos, y se libera localmente desde la capa interna de la piel si está herida o inflamada debido a condiciones como la psoriasis.

Los investigadores también trataron a ratones para inducir la colitis, un trastorno digestivo, con el fin de investigar cualquier relación entre el daño dérmico y la severidad de la condición intestinal.

 

Los resultados 

Tanto los ratones con heridas en la piel como aquellos con daños en HA experimentaron casos mucho más graves de colitis que los grupos de control. Además, ratones separados recibieron trasplantes fecales de aquellos en los experimentos iniciales, revelando que la susceptibilidad a la colitis se trasladaba junto con el microbioma intestinal transplantado.

«Aunque estudios previos han observado disbiosis en el microbioma intestinal de individuos con enfermedad inflamatoria de la piel, se había supuesto que los microbios en el intestino estaban influyendo en la piel», escriben los autores.

Aunque se necesitan estudios en humanos para confirmar estos hallazgos, los autores consideran que «estos descubrimientos proporcionan una explicación inesperada para la asociación entre enfermedades de la piel y enfermedades intestinales en humanos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *