Investigador que creó bebés modificados genéticamente fue despedido

4

He Jiankui, el científico que anunció el año pasado que había producido a los primeros bebés editados genéticamente del mundo, fue despedido por su universidad.

La decisión, anunciada el 21 de enero por la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, en la provincia china de Guandong, sigue un informe de los resultados de una investigación sobre el trabajo de He por parte de las autoridades de salud provinciales.

Los resultados concluyeron que He “llevó a cabo ilegalmente la investigación en busca de la fama personal y la ganancia”.

En noviembre, el mundo se sorprendió cuando He Jiankui afirmó que ya habían nacido dos bebés con ediciones genéticas y que una mujer estaba embarazada de otro.

Las autoridades provinciales establecieron un equipo para investigar. El lunes, la agencia de noticias oficial Xinhua informó que este equipo había llegado a la conclusión de que había evitado la supervisión, había recaudado fondos y organizado investigadores por su cuenta para llevar a cabo el trabajo. El caso ha sido remitido al ministerio de seguridad pública, que investiga presuntos delitos.

La universidad que empleó a He, la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, ha emitido una declaración: “Con efecto inmediato, SUSTech rescindirá el contrato de trabajo con el Dr. Jiankui He y terminará cualquiera de sus actividades de enseñanza e investigación en SUSTech. ”

Sin embargo, parece que hizo poco uso de las instalaciones de la universidad. Se cree que ganó millones con la venta de una compañía de secuenciación de genes que ayudó a fundar, y utilizó su propia riqueza para financiar la creación de los bebés modificados genéticamente.

Algunos medios de comunicación informan que la investigación preliminar ha confirmado que los bebés realmente son modificados genéticamente. Si bien se agrega a la evidencia, la confirmación final requeriría un equipo independiente para replicar los resultados de He. Eso significa tomar muestras de los bebés, por ejemplo con un hisopo bucal, secuenciarlos y publicar los resultados clave públicamente, o mejor aún publicarlos en una revista revisada por expertos.

Esto aún no ha sucedido, pero muchos expertos en el campo afirman que ya están muy convencidos. Dicen que los muchos problemas con el trabajo, tal como lo describe He mismo, han revelado que dice la verdad.

“Si se lo inventara, seguramente lo habría hecho mucho mejor que esto”, dice Robin Lovell-Badge, del Instituto Francis Crick en Londres, quien presidió la reunión donde hizo sus reclamos y habló con He en varias ocasiones.

Fuente: Scientific American.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

4 comentarios

  1. Carlos Alberto el

    Ojalá fuéramos más abiertos para aceptar estos experimentos con personas voluntarias pero con la condición de ser bien informadas

  2. Aleks Villegas el

    Mmmm sigue siendo interesante el asunto, ¿que pasaria si dieran con alguna de las respuestas que buscamos?

  3. No se podía hacer menos. No me gustaría que alguien con su ética trabaje en mi laboratorio. Aplaudo la decisión y aún más, la de inhabilitarlo para que haga genética de por vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: