La caja torácica del ‘Homo Erectus’ sugiere que era bajo y robusto

Publicado el
La caja torácica del ‘Homo Erectus’ sugiere que era bajo y robusto

Investigadores españoles encontraron nueva evidencia que sugiere que el Homo erectus, considerado el primer ancestro humano y primer homínido conocido en emigrar, no era exactamente como se le ha ilustrado, estilizado y esbelto, sino más bien compacto y robusto.

Los paleoantropólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH), han reconstruido en 3D la forma de la caja torácica del ejemplar de ‘H.erectus’ conocido como el niño de Turkana – este es un esqueleto juvenil de 1.5 millones de años hallado en Kenia en 1984, considerado como el fósil más completo hallado de un homínido extinto prediciendo su forma adulta.

Reconstrucción del esqueleto del ‘H.Erectus juvenil’ de 1,5 millones de años hallado en Kenia en donde se aprecia que la caja torácica era más profunda, ancha y corta que en los humanos modernos, lo que sugiere una forma corporal más robusta y un volumen pulmonar mayor.

El estudio, que ha sido co-liderado por Markus Bastir, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (del MNCN-CSIC),y Daniel García Martínez del CENIEH, se publicó en la revista Nature Ecology and Evolution.

Los científicos descubrieron que el Homo erectus tenía una caja torácica amplia pero corta, más cercana a los neandertales que a los humanos modernos, que portan un encofrado más largo y plano.

«Sorprendentemente, el niño de Turkana tenía un tórax más profundo, más ancho y más corto que el de los humanos modernos«, revela Bastir.

Parece ser que esta forma esbelta con tórax y pelvis estrecha, no es una imagen que se deba relacionar con este tipo sino con la aparición del H. sapiens, su probable evolución de hace dos millones de años.

Las costillas de los humanos modernos (izquierda), Turkana Boy (centro) y Neanderthal (derecha). La caja torácica del niño Turkana (Homo erectus) es más profunda, más ancha y más corta que la vista en los humanos modernos, con similitudes con la caja torácica de los neandertales. Licencia: CC-BY-NC-ND 4.0, imagen de Markus Bastir.

Gracias a la introducción de técnicas de imagen virtual y de reconstrucción cada vez más sofisticadas, este estudio «finalmente ha sido posible», añade. Así, en esta investigación, se ha podido reconstruir la caja torácica virtual en 3D del joven de Turkana, y se ha podido predecir su forma torácica adulta.

En la forma adulta del niño, García Martínez indica que la caja torácica se comparó con la de los humanos modernos y la de un neandertal, encontrando que el cuerpo moderno puede estar vinculado con la forma de optimizar nuestro mecanismo respiratorio cuando se necesita correr largas distancias.

La conclusión es que el H. Erectus no era tan parecido a nosotros como realmente pensábamos.

Fuente: Rib cage anatomy in Homo erectus suggests a recent evolutionary origin of modern human body shape
Estudio: La anatomía de la caja torácica en el Homo erectus sugiere un origen evolutivo reciente de la forma moderna del cuerpo humano

Relacionados:
– Dientes fósiles sugieren que la separación entre neandertales y homo sapiens se dio hace aproximadamente 1 millón de años
Los humanos no podían pronunciar sonidos con ‘f’ y ‘v’ antes de que se desarrollara la agricultura
Los neandertales caminaron erguidos al igual que los humanos de hoy
Una niña prehistórica de dos años podía agarrarse a las ramas de los árboles con los pies
¿Qué tan neandertal eres?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *