La ciencia detrás del dolor de cabeza cuando comes un helado

Publicado el
La ciencia detrás del dolor de cabeza cuando comes un helado

Se le llama «congelación cerebral», al dolor de cabeza por comer helado de manera rápida.  La mayoría de nosotros hemos experimentado ese desagradable dolor de cabeza punzante después de comer algo frío. Pero, ¿qué lo causa?

¿Alguna vez has tomado un fuerte sorbo de una bebida granizada, o una enorme mordida de hielo, antes de gemir en agonía con un dolor insoportable en la parte delantera de su cabeza? Ya sea que lo llames ‘cerebro congelado’ o ‘dolor de cabeza por helado’, el dolor es acompañado a veces por ojos llorosos que experimentas después de comer o beber algo frío. Pero tan pronto como llega la sensación, también desaparece (por suerte). Entonces, ¿qué causa la congelación del cerebro? Y, lo más importante: ¿hay alguna forma de prevenir o aliviar la incomodidad?

¿Qué es la congelación de cerebro?

La congelación cerebral, o para llamarlo por su nombre científico ‘ganglioneuralgia esfenopalatina‘, es el dolor intenso que siente en la cabeza poco después de comer o beber algo frío, como un poco de hielo, crema batida o una bebida casi congelada. Algunas personas incluso tienen esa sensación únicamente cuando se exponen al aire frío.

Ciertamente, no todo está en la mente, ya que la Clasificación Internacional de Trastornos por Dolor de Cabeza (ICHD-3) lo reconoce como un “Dolor de cabeza atribuido a la ingestión o inhalación de un estímulo frío”.

Ojo: no debe confundirse con el dolor que experimentan los dientes sensibles.

¿Cómo se siente el cerebro congelado?

En personas susceptibles, se sentirá como un dolor intenso y punzante que proviene de la parte frontal o lateral de la cabeza. Pero anímate porque la sensación desaparece rápidamente.

¿Qué causa la congelación del cerebro?

Los científicos están indecisos, pero una teoría es que la sustancia fría estimula el ganglio esfenopalatino, un grupo de nervios en la parte posterior del paladar, que percibimos como dolor. La otra teoría es que se produce cuando los vasos sanguíneos en el paladar y los senos paranasales se contraen rápidamente debido a la caída de temperatura en la boca, antes de dilatarse nuevamente.

En un pequeño estudio publicado en 2012 en The FASEB Journal , 13 voluntarios fueron conectados a un equipo no invasivo que analizaba el flujo sanguíneo en las arterias del cerebro. Luego bebieron agua helada a través de una pajilla en contacto con su paladar blando, hasta que sintieron la familiar sensación de congelación. Se analizó su flujo sanguíneo, presión arterial y frecuencia cardíaca antes, durante y después de que se desarrollara el dolor.

Los investigadores encontraron que beber agua helada aumentó el flujo de sangre en algunos de los vasos sanguíneos del cerebro, lo que sugiere que cuando se experimenta congelamiento cerebral, se puede sentir que el cerebro reacciona al frío.

El cerebro por sí mismo no puede sentir dolor porque no contiene nociceptores, que son las fibras nerviosas presentes en la piel, los músculos, las articulaciones y algunos órganos que transmiten señales de dolor. Como no hay nociceptores en el cerebro, los cirujanos pueden operar el órgano sin causar dolor al paciente.

Pero hay una capa de tejidos protectores entre el cerebro y el cráneo llamada duramadre y piamadre que contienen nociceptores. Estos pueden ser activados por ciertas sustancias químicas o cambios en el flujo sanguíneo, provocando así dolor.

Los dolores de cabeza por tensión, por otro lado, generalmente se deben a una tensión excesiva de los músculos del cuello y el cuero cabelludo.

¿A quién se le congela el cerebro?

La congelación de cerebro está poco estudiada. No hay muchos fondos para la investigación de dolores de cabeza serios, y mucho menos para preocupaciones menos problemáticas como la congelación de cerebro. Sin embargo, la congelación de cerebro parece ser común en la población general, y puede ser incluso más probable que ocurra en personas que sufren de migrañas.

“El cerebro de una persona con migraña es más sensible a los estímulos sensoriales, por lo que a menudo encontramos que estas personas pueden desencadenarla por cualquier cosa más fácilmente y, por lo tanto, un helado o un golpe de frío llega a causarles más problemas”, dice la Dra. Katy Munro, especialista en dolor de cabeza .

«Curiosamente, algunos de nuestros pacientes con migraña informan que les es útil tener bolsas de hielo para la cabeza, duchas frías o nadar en agua fría», agrega.

¿Cómo puedo prevenir la congelación cerebral?

Parece haber un vínculo entre la velocidad de comer y la incidencia de congelación cerebral. En un estudio publicado en 2002 en el BMJ , 145 estudiantes de secundaria en Canadá se dividieron en dos grupos, donde a un grupo se le indicó que comiera 100 ml de helado en más de 30 segundos, mientras que el otro grupo tenía que comer 100 ml de helado en menos de cinco segundos. Los investigadores encontraron que 20 de los 73 estudiantes en el grupo de alimentación rápida experimentaron congelación cerebral, mientras que solo 9 de los 72 estudiantes en el grupo de alimentación cautelosa lo hicieron.

Si bien los científicos admiten que el estudio no fue perfecto, creen que proporciona una buena evidencia de que engullir helado puede duplicar el riesgo de congelación cerebral.

Tomar grandes bocados de helado o un gran sorbo de un granizado es, entonces, un negocio arriesgado si eres susceptible a la congelación de cerebro. Lo mejor que podrías hacer es tomar bocados o sorbos más pequeños… y si tu autocontrol es demasiado pobre para hacer esto, ¡evita los alimentos fríos por completo! Aun así, como el dolor es tan fugaz, creemos que la delicia de una gran bola de helado hace que valga la pena el riesgo.

¿Cómo puedo curar el congelamiento cerebral?

Como el dolor no dura mucho, no tiene sentido buscar analgésicos, ya que la sensación habrá pasado para cuando los medicamentos hagan efecto. Lo mejor sería que…¡escupas la comida! Siempre que no estés rodeado de amigos o familiares. Luego intenta calentar el paladar lo más rápido posible, ya sea presionando la lengua contra el paladar o tomando un sorbo de una bebida caliente.

Fuente: Sciencefocus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.