La contaminación del aire ocasiona un mayor riesgo de pérdida de visión

Publicado el
La contaminación del aire ocasiona un mayor riesgo de pérdida de visión

Un equipo de investigadores encontró que la contaminación del aire está relacionada al riesgo de pérdida de visión progresiva e irreversible, conocida como degeneración macular relacionada con la edad (DMAE). Esta es la principal causa de ceguera irreversible entre las personas mayores de 50 años en los países de ingresos altos. Se prevé que para el 2040, el número de afectados alcance los 300 millones.

«Aquí hemos identificado otro riesgo para la salud planteado por la contaminación del aire, lo cual refuerza la evidencia de que mejorar el aire que respiramos debería ser una prioridad clave de salud pública”, explicó Paul Foster, autor principal del Instituto de Oftalmología de la UCL. El estudio fue publicado en British Journal of Ophthalmology.

Contaminación

La contaminación del aire se ha relacionado anteriormente a afecciones cerebrales como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y accidentes cerebrovasculares. Además, un estudio de 2019 del mismo equipo de investigación encontró que también estaba relacionada con un riesgo elevado de glaucoma.

Ahora, con el objetivo de encontrar una relación entre el DMAE y dicha contaminación, los investigadores obtuvieron datos de miles de personas inscritas en el Biobanco del Reino Unido. Estimaron los niveles anuales de contaminación del aire alrededor de sus hogares utilizando otros conjuntos de datos disponibles públicamente.

A partir de 2006, se pidió a casi 116.000 personas que informaran si su médico les había diagnosticado degeneración macular. De ese grupo más grande, a 52,062 personas de igual forma se les examinó la vista y se les midió el grosor de la retina, como un indicador de cualquier cambio en la salud de sus ojos.

Resultados

Así, encontraron que las personas que estuvieron expuestas a niveles más altos de contaminación del aire por partículas finas tenían tasas más altas de DMAE. La exposición a otros contaminantes, incluido el dióxido de nitrógeno, pero no a las partículas gruesas, también fue asociada a cambios en el grosor de la retina, detectados en las imágenes.

“Nuestros hallazgos sugieren que vivir en un área con aire contaminado, específicamente con partículas finas o partículas relacionadas con la combustión que provienen del tráfico rodado, podría contribuir a generar enfermedades oculares”.

De hecho, descubrieron que las personas ubicadas en las áreas más contaminadas tenían al menos un 8% más de probabilidades de informar que tenían AMD.

«Incluso una exposición relativamente baja a la contaminación del aire parece afectar el riesgo de DMAE, lo que sugiere que la contaminación del aire es un importante factor de riesgo modificable que afecta el riesgo de enfermedades oculares para un gran número de personas».

Los investigadores también advierten que este estudio observacional no puede confirmar la causa. Sin embargo, los hallazgos se alinean con la evidencia en otras partes del mundo. Así, sugieren que es posible que la relación ocurra a través del estrés oxidativo y la inflamación.

“Esto puede indicar que niveles más altos de contaminación del aire pueden hacer que las células sean más vulnerables a cambios adversos y aumenten el riesgo de AMD”, agregó la Dra. Sharon Chua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.