La ESO muestra una impresionante nebulosa donde dos estrellas son orbitadas por una tercera

Publicado el
La ESO muestra una impresionante nebulosa donde dos estrellas son orbitadas por una tercera

Nebulosa del Cráneo (ESO)

El Very Large Telescope (VLT) de la ESO acaba de capturar una nueva e impresionante imagen de la Nebulosa del Esqueleto. Esta nebulosa planetaria es la primera que se sabe está asociada con un par de estrellas orbitadas por una tercera estrella exterior.

NGC 246

También conocida como NGC 246, la Nebulosa Esqueleto se encuentra a unos 1.600 años luz de distancia de la Tierra en la constelación de La Ballena. Los científicos creen que la estructura se formó cuando una estrella similar al Sol, al final de su vida, expulsó sus capas externas hacia el espacio. Esto habría concluido en una enana blanca, una de las dos estrellas que se pueden ver en el centro de la nebulosa.

Es importante mencionar que conocemos a NGC 246 desde hace siglos; sin embargo, no fue hasta 2014 que los astrónomos pudieron observarla con detalle. Gracias al VLT, se descubrió que la enana blanca y su compañera ocultan una tercera estrella situada en el corazón de la nebulosa. Aunque esta última no es visible en la imagen, sabemos que se trata de una enana roja bastante tenue que se encuentra a 500 unidades astronómicas de la enana blanca.

En este escenario tenemos dos estrellas enanas orbitando entre sí como un sistema binario. A 1.900 unidades astronómicas de ambas se encuentra la estrella exterior, la cual orbita a ambas. En conjunto, estas tres estrellas establecen a NGC 246 como la primera nebulosa planetaria conocida con un sistema estelar triple en su centro.

De manera detallada, lo que vemos es un sistema estelar triple jerárquico, y ninguna otra nebulosa planetaria que conozcamos presenta el mismo fenómeno. En ese sentido, es importante mencionar que hemos detectado alrededor de 1.800 de estas nebulosas planetarias hasta la fecha.

La imagen

Tomada por el instrumento FORS 2 en el VLT de ESO en el desierto chileno de Atacama, esta nueva imagen de la Nebulosa del Esqueleto captura intencionalmente la luz emitida en algunos rangos estrechos de longitudes de onda, las asociadas con el hidrógeno y el oxígeno.

ESO

Las observaciones de la luz emitida por elementos particulares ayudan a revelar una gran cantidad de información sobre las composiciones químicas y estructurales de un objeto. La imagen publicada resalta donde es rica o pobre en hidrógeno (mostrado en rojo) y oxígeno (mostrado en azul claro).

Imágenes como esta ayudan a los astrónomos a comprender mejor a toda la estructura, tanto su composición como su evolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.