La Estación Espacial Internacional también tiene cepas de bacteria resistentes a medicamentos

Publicado el
La Estación Espacial Internacional también tiene cepas de bacteria resistentes a medicamentos

Bacteria E. bugandensi. NASA

Ahora las bacterias resistentes están hasta en el espacio. el Dr. Kasthuri Venkateswaran del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y su equipo de investigación han dado a conocer hallazgos significativos sobre cepas de la bacteria Enterobacter bugandensis, las cuales fueron aisladas en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Este estudio arroja luz sobre cómo los microorganismos se adaptan y sobreviven en entornos extremos fuera de la Tierra. Los detalles fueron publicados en la revista científica Microbiome.

 

Vieja conocida

Enterobacter bugandensis es conocida por su resistencia a múltiples medicamentos, lo que representa un desafío considerable en términos de control y tratamiento de infecciones tanto en la Tierra como en misiones espaciales

Las 13 cepas estudiadas por el equipo del Dr. Venkateswaran han demostrado ser genética y funcionalmente distintas de sus contrapartes terrestres, debido a las mutaciones inducidas por el estrés del ambiente único de la ISS.

La investigación subraya la capacidad de estas cepas para persistir viablemente en la ISS durante períodos prolongados, en abundancias significativas. Más aún, se observó que E. bugandensis coexistió con múltiples otros microorganismos, y en algunos casos, parece haber favorecido la supervivencia de estos organismos acompañantes.

«Estos descubrimientos son fundamentales para comprender la dinámica microbiana en ambientes cerrados y extremos, como lo es la Estación Espacial Internacional,» explicó el Dr. Venkateswaran. 

«Al entender cómo estas bacterias se adaptan y evolucionan en condiciones de microgravedad, radiación elevada y niveles altos de dióxido de carbono, podemos desarrollar medidas preventivas más efectivas para proteger la salud de los astronautas durante misiones de larga duración.»

 

Importancia

Este estudio no solo contribuye a la seguridad de las misiones espaciales, sino que también ofrece perspectivas sobre posibles aplicaciones biotecnológicas y farmacéuticasAdemás, abre puertas a nuevas fronteras en la medicina, la biotecnología y la protección de la salud en el espacio, marcando un paso significativo hacia misiones espaciales más seguras y sostenibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *