La humanidad podría vivir sin pobreza y de manera sostenible en el futuro, revela un estudio

Publicado el
La humanidad podría vivir sin pobreza y de manera sostenible en el futuro, revela un estudio

¿Podemos los humanos evitar echar a perder nuestro hogar? / RawPixel

Suena contradictorio, pero el planeta tiene suficientes recursos como para dar calidad de vida a una población tres veces mayor que la actual. Al menos esas son las conclusiones de una investigación publicada en Global Environmental Change.

El estudio, asegura que, si realizamos reformas ambientales y económicas radicales de manera correcta, para el 2050 todos los humanos tendríamos nuestras necesidades cubiertas. Al mismo tiempo, también podríamos reducir nuestro consumo global de energía en un 60%.

Tres aspectos  

Los autores se centran en 3 aspectos. El primero es viviendas de bajo consumo energético; segundo, transporte público generalizado y finalmente dietas bajas en alimentos de origen animal. De lograr todo eso, podríamos estar bien encaminados para lograr el bienestar para el mayor número.

Algunos estudios sugieren que la Tierra no está equipada para lidiar con más de 7 mil millones de personas. Pero, tales proyecciones a menudo se basan en un crecimiento económico global continuo, estilos de vida de alto consumo y una capacidad de carga fija para el planeta.

Es cierto, crear un planeta igualitario para todas las futuras personas que se esperan en nuestro planeta requerirá cambios masivos y a gran escala. Pero es posible que las comodidades diarias de la vida moderna no tengan que cambiar tanto, aseguran los autores en su estudio.

La propuesta

En la actualidad, solo el 17% del consumo mundial de energía proviene de fuentes renovables. Pero los autores dicen que eso es casi la mitad de lo que necesitaríamos en 2050 para que se materialice su escenario de bienestar general.

Para resolver esto, los investigadores construyeron un modelo energético basado en materiales considerados necesarios para los humanos, desde un suministro regular de alimentos y agua hasta el confort térmico y la movilidad. También se tuvo en cuenta la forma en que el cambio climático afectará a estos factores en los próximos años.

Por un lado, el modelo requiere que todas las viviendas del mundo sean reemplazadas por completo por modernos edificios, que requieran muy poca calefacción o refrigeración. Esto también se aplica a otros edificios, como las escuelas, hospitales y oficinas o centros de trabajo.

Las posibilidades de que se produzca una reforma global de viviendas de este tipo son mínimas. Además, los autores admiten que la eliminación de todos estos edificios podría consumir más energía en la práctica. Aun así, cuando el modelo asumió que ya se habían construido estas “modernizaciones”, sus predicciones de energía final apenas cambiaron.

Limitaciones

“En general, nuestro estudio es consistente con los conocidos argumentos de que las soluciones tecnológicas ya existen para apoyar la reducción del consumo de energía a un nivel sostenible”, dice a Phys el científico medio ambiental Joel Millward-Hopkins de la Universidad de Leeds. “Lo que agregamos es que los sacrificios materiales necesarios para estas reducciones son mucho menores de lo que implican muchas narrativas populares”.

El estudio actual se basa en un modelo global de gran envergadura, por lo que tiene muchas limitaciones y puede no ser del todo realista. Además, el panorama solo se centra en el consumo de energía final del mundo para 2050 y no aconseja a las naciones cómo hacerlo. Pero muestra cómo podríamos reorganizar nuestro planeta para hacer espacio para una población en crecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.