La NASA actualiza sus políticas para evitar contaminar Marte y la Luna

Publicado el
La NASA actualiza sus políticas para evitar contaminar Marte y la Luna

Ante los problemas que hemos tenido – y tendremos – sobre el cuidado ambiental, la NASA se preocupa de lo que puede ser una factible llegada de seres humanos en la vuelta a la Luna o el objetivo de alcanzar Marte.

A través de dos nuevas directivas difundidas esta semana, tienen como objetivo garantizar que los nuevos viajes tanto de investigación como turísticos no terminen generando un impacto negativo.

Estas serían las primeras instrucciones de protección planetaria. Las futuras misiones tendrán que cumplir las recomendaciones.

En detalle, la primera directiva NID 8715.128 está dirigida a las misiones humanas y de robots a la Luna.

Contiene un mapa con zonas específicas que se puede visitar bajo condiciones controladas, como las regiones donde podría haber agua o las zonas donde aterrizaron las misiones Apolo.

«Estamos habilitando nuestro importante objetivo de exploración sostenible de la Luna y al mismo tiempo salvaguardar la ciencia futura en ciertas regiones«, dice Thomas Zurbuchen, Administrador Asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA.

El segundo documento es el NID 8715.129 y sienta las bases para las misiones humanas a Marte.

Lo que se señala es menos específico, simplemente que, en el caso de pisar el Planeta Rojo, deban protegerlo.

A pesar de los mejores esfuerzos del rover Curiosity, todavía hay una gran cantidad de Marte que no conocemos, y eso dificulta que la NASA descubra qué precauciones deben tomarse. Esos preparativos ahora se están acelerando.

«Este NID permitirá la exploración humana de Marte, creando nuevas oportunidades para la ciencia inspiradora y actividades comerciales innovadoras. Creo que la ciencia y la exploración humana son esfuerzos complementarios y estoy emocionado de ver que estas reformas políticas abren una nueva era de descubrimientos«, dice el administrador de la NASA Jim Bridenstine.

Fuente: Science Alert

Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *