La NASA habría detectado fosfano en Venus en 1978 y nadie se dio cuenta

Publicado el
La NASA habría detectado fosfano en Venus en 1978 y nadie se dio cuenta

Pioneer 13 (NASA)

Hace poco detectamos fosfano en Venus, un gas que nos daba pistas de que posiblemente exista vida en la atmósfera de ese planeta. Sin embargo, ahora un nuevo estudio indica que la NASA habría detectado este gas por primera vez en 1978.

Los detalles del estudio, que escarbó en los datos de la antigua sonda Pioneer 13, se encuentran disponibles en arXiv.org.

Nadie se dio cuenta por 42 años

El 14 de septiembre, un equipo de científicos realizó uno de los anuncios más trascendentales de lo que va del año: la detección de posibles signos de vida en Venus. A través de la revista Nature Astronomy, los investigadores informaron que habían encontrado fosfano en la atmósfera de Venus, un gas que en la Tierra solo se relaciona a la vida.

Ahora, el bioquímico Rakesh Mogul, luego de investigar en datos antiguos de la NASA, dice haber encontrado un indicio de fosfano captado por la Pioneer 13, una sonda que llegó a Venus a finales de 1978.

Mogul cuenta que él y su equipo están ampliamente familiarizados con los datos de la antigua misión. “Cuando salió [el artículo de Nature Astronomy], inmediatamente pensé en los espectros de masas heredados”, dijo Mogul a LiveScience.

Naturalmente, como era de esperarse, los investigadores revisaron los datos nuevamente. “Como tal, después de consultar con mis coautores, identificamos los artículos científicos originales y rápidamente comenzamos a buscar compuestos de fósforo”, contó.

Luego de reexaminar los datos, los científicos encontraron señales que se parecen mucho al fosfano. Es más, el equipo encontró evidencia de átomos de fósforo en la atmósfera, que probablemente provenían de un gas más pesado como el fosfano. Nadie se percató de estas señales en ese entonces.

¿Señales que se parecen al Fosfano?

Los datos de 1978 provienen del Espectrómetro de Masas Neutrales de Sonda Grande (LNMS), uno de varios instrumentos que descendieron a la atmósfera de Venus como parte de la misión Pioneer 13. Este no fue construido para cazar compuestos similares al fosfano, por lo que habría tenido dificultades para distinguir el gas de otras moléculas de masas similares.

Lo que el equipo encontró fue evidencia de una molécula con la misma masa y en cantidades que coinciden con los niveles descritos en el estudio de Nature Astronomy. En ese sentido, los datos antiguos no presentan evidencia de fosfano en Venus, solo indicios.

Mogul cree que estas señales en los datos de la Pioneer 13 pasaron desapercibidos porque en ese entonces se pensaba que no podía existir vida en la atmósfera venusiana. Ahora, sin embargo, se están reconsiderando algunas de las cosas que creíamos conocer de Venus.

Más sustancias

Mogul y sus colegas también encontraron indicios de otras sustancias químicas que no deberían surgir de forma natural en las nubes de Venus: sustancias como cloro, oxígeno, y peróxido de hidrógeno.

“Creemos que este es un indicador de químicas aún no descubiertas”, escribieron, “y/o químicas potencialmente favorables para la vida”.

Claramente, se necesitan más datos que permitan confirmar la presencia de fosfano en Venus. “Necesitamos un enfoque más sostenido para la exploración como el de Marte”, dijo Mogul.

Por el momento, la NASA, la ESA, ROSCOSMOS y otras agencias espaciales ya tienen planes para mandar sondas a Venus. Estas podrían ser útiles.

“Sin embargo, al considerar la habitabilidad pasada, actual y futura de Venus, necesitaríamos estudios químicos y geológicos a más largo plazo para comprender las fuentes de cualquier [anomalía] química potencial en las nubes», dijo. «Esto podría provenir de sondas orbitales, sondas suspendidas en globos en las nubes y/o sondas de aterrizaje termoestables”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.