La pluma fósil más antigua sí proviene de un Archaeopteryx, confirma un estudio

Publicado el
La pluma fósil más antigua sí proviene de un Archaeopteryx, confirma un estudio

Representación de cómo habrían lucido los Archaeopteryx / Pixabay

Hace más de un siglo y medio los científicos encontraron lo que se pensó era el primer fósil de una pluma. En todo ese tiempo, todo lo relacionado con él ha permanecido sin resolver. Ahora, una investigación publicada en Scientific Reports, asegura que el dueño de esa pluma de hace 150 millones de años fue a un Archaeopteryx.

Pluma jurásica

Una nueva investigación, liderada por Ryan Carney de la Universidad de South Florida, afirma que la pluma aislada tiene la forma de las plumas primarias de Archaeopteryx. Además, se encontró en el mismo sitio fósil que cuatro esqueletos de esta “primer ave”.

El nuevo artículo argumenta que la ubicación por sí sola es una mejor explicación que una nueva especie irrefutable. Algo que una investigación del año 2019 intentó proponer: la pluma podría pertenecerle a otro dinosaurio del Jurásico.

Los investigadores hicieron coincidir la pluma con las alas de múltiples especímenes de Archaeopteryx, algunos de los cuales provienen del mismo sitio fósil. Tanto en tamaño como en forma, dicen, su rango se asemeja a las principales plumas encubiertas de otros Archaeopteryx, que se han encontrado con huellas de plumas en otros lugares.

“Se ha debatido durante los últimos 159 años si esta pluma pertenece o no a la misma especie que los esqueletos de Archaeopteryx, así como de qué parte del cuerpo proviene y su color original”, dice Carney. “A través del trabajo de detective científico que combinó nuevas técnicas con viejos fósiles y literatura, pudimos finalmente resolver estos misterios centenarios”.

Más evidencia

Investigaciones anteriores predijeron que la pluma probablemente era de color negro. Un nuevo análisis del patrón de los cuerpos de pigmento capturados por el fósil reforzó estas interpretaciones. También se observó que era poco probable que tuviera un tono muy iridiscente o brillante.

Una de las partes más polémicas de este fósil es la pérdida de su línea central, que se ha disuelto desde su descubrimiento. En el estudio publicado el año pasado, los investigadores argumentaron que la curvatura de la pluma era demasiado severa para un Archaeopteryx.

Pero el nuevo artículo sostiene que la curva de las plumas es muy variable entre las especies, especialmente en el ala superior. La pluma encontrada coincide con las primarias superiores (plumas externas que ayudan a suavizar el flujo de aire sobre las alas y la cola). Además, la curva C que ideó el último equipo es incorrecta, añaden los autores.

En el nuevo estudio, los investigadores incluyeron una figura con esta forma de C con una línea central “corregida”. Los autores construyeron esta corrección a partir del fósil tomando una imagen de fluorescencia estimulada por láser.

Figura modificada que incluye una gama más representativa de morfologías modernas de línea central / Carney et al., Nature, 2020

“Esta nueva línea central es sustancialmente diferente de la presentada originalmente”, escriben los autores. “La corrección de este error… elimina por completo la supuesta gran desviación de la línea central de las plumas fósiles, que ahora se encuentra dentro del rango de las especies modernas seleccionadas”.

Aun así, los debates sobre el supuesto origen de la pluma jurásica continuarán. Lo bueno de todo esto es que, en el proceso de averiguarlo, aprenderemos más sobre los extintos Archaeopteryx.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.