La primera detección de una ráfaga rápida de radio (FRB) en nuestra propia galaxia podría confirmarse pronto

Publicado el
La primera detección de una ráfaga rápida de radio (FRB) en nuestra propia galaxia podría confirmarse pronto

El campo que rodea la fuente aparente del estallido repetitivo de un FRB, descubierto por primera vez en noviembre del 2012. (Observatorio Gemini / AURA / NSF / NRC)

Un magnetar de la Vía Láctea llamado SGR 1935 + 2154 podría haber contribuido enormemente a resolver el misterio de las poderosas señales de radio del espacio profundo que han tenido intrigados a los astrónomos durante años.

El objeto ubicado a solo 30 000 años luz de distancia, fue captado por observatorios de radio en todo el mundo, como una sola explosión de ondas de radio increíblemente brillantes de milisegundos de largo. Tan potente, que podría haber sido detectada desde otra galaxia.

El trabajo en este evento es muy preliminar, con astrónomos quemándose las pestañas para analizar las franjas de datos. Pero muchos parecen estar de acuerdo en que finalmente podría señalar una fuente de ráfagas rápidas de radio (FRB).

Los científicos piensan que de confirmarse, reforzaría la hipótesis que establece que el origen de los FRB proviene de los magnetares.

Las ráfagas rápidas de radio son uno de los misterios más fascinantes del cosmos. Son señales de radio extremadamente poderosas del espacio profundo que provienen de galaxias a millones de años luz de distancia, tan poderosas que algunas descargan más energía que 500 millones de soles. Sin embargo, duran menos que un abrir y cerrar de ojos, (solo milisegundos) y la mayoría de ellas no se repiten, lo que las hace muy difíciles de predecir, rastrear y, por lo tanto, comprender.

Las posibles explicaciones van desde supernovas hasta extraterrestres. Pero una posibilidad que ha estado ganando fuerza es que los FRB son producidos por magnetares.

Pero esta observación no ha sido analizada solo por sus ondas de radio. Los observatorios de rayos X globales y espaciales registraron también una contraparte de rayos X muy brillante. Estos son bastante comunes en los arrebatos de magnetar, por supuesto. De hecho, es mucho más normal que los magnetares emitan rayos X y radiación gamma que ondas de radio.

La contraparte de rayos X de la explosión SGR 1935 + 2154 no fue particularmente fuerte o inusual, dijo el astrofísico Sandro Mereghetti del Instituto Nacional de Astrofísica en Italia, y científico investigador del satélite INTEGRAL de la ESA. Pero podría implicar que los FRB tienen mucho más de lo que podemos detectar actualmente.

«Este es un resultado muy intrigante y respalda la asociación entre FRB y magnetares», dijo Mereghetti a ScienceAlert.

«Los FRB identificados hasta ahora son extragalácticos. Nunca se han detectado en rayos X / gamma. Una explosión de rayos X con una luminosidad como la de SGR1935 sería indetectable para una fuente extragaláctica».

Pero esa señal de radio es innegable. Y, según los científicos, es absolutamente posible que un magnetar produzca arrebatos aún mayores. El estallido de SGR 1935 + 2154 no requería mucha energía, para ser un magnetar, y la estrella podía manejar fácilmente un estallido mil veces más fuerte.

Ciertamente es todo muy emocionante pero es importante tener en cuenta que esto aún es temprano para sacar conclusiones. Los astrónomos siguen realizando observaciones de seguimiento de la estrella utilizando algunas de las herramientas más poderosas que se tienen.

Y todavía tienen que analizar el espectro de la explosión, para determinar si tiene alguna similitud con el espectro de las ráfagas de radio rápidas extragalácticas. Si no es así, podemos volver al punto de partida.

Independientemente de lo que nos diga SGR 1935 + 2154, estamos lejos de resolver por completo el complicado enigma que representan estas señales increíbles, pero es un paso increíblemente emocionante.

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.