La última cena de este cachorro de hace 14 mil años fue un rinoceronte lanudo

Publicado el
La última cena de este cachorro de hace 14 mil años fue un rinoceronte lanudo

El cachorro de perrol/lobo está tan bien preservado que aun cuenta con sus dientes / Sergej Fedorov

En 2011 científicos encontraron en Siberia, Rusia los restos de un cachorro de un animal no identificado completamente. Ahora, un estudio sobre el pequeño animal momificado ha arrojado pistas sobre lo último que comió: un rinoceronte lanudo. Los resultados del estudio fueron publicados en Current Biology.

Los investigadores de Centro de Paleogenética en Suecia encontraron un trozo de piel sin digerir con pelaje amarillo en el estómago del cachorro. Inicialmente pensaron que había masticado un trozo de carne de león cavernario antes de morir, pero un análisis de ADN encontró que no fue así.

Al contrario, el pedazo de carne pertenecía a un rinoceronte lanudo (Coelodonta antiquitatis), que se extinguió hace unos 14.000 años. Es en esa misma época que, según la necropsia, este cachorro tuvo su última comida: la última edad de hielo. Eso significa que este cachorro se comió uno de los últimos rinocerontes lanudos que jamás haya existido, dijo Edana Lord coautora del estudio.

El cachorro

Los restos fueron descubiertos en Tumat, una localidad rural en el noreste de Siberia, en 2011. Un análisis posterior reveló que el cachorro probablemente tenía entre 3 y 9 meses de edad cuando murió, pero aún no está claro si el cachorro era un perro o un lobo.

“Creo que se trata de un punto crítico para la domesticación de perros/lobos», dijo Lord a Live Science. Por otro lado, un equipo de investigación en Copenhague está tratando de descifrar si el cachorro de Tumat fue domesticado o no. La datación por radiocarbono reveló que el animalito vivió hace unos 14.000 años.

Los investigadores también dataron por radiocarbono el pedazo de carne del rinoceronte lanudo. Querían descartar la posibilidad de que el rinoceronte no hubiera muerto antes y se hubiera conservado en el permafrost de Siberia, solo para ser descubierto por el cachorro en una fecha posterior.

A pesar del destino de este rinoceronte lanudo, probablemente los depredadores no causaron la extinción de la especie.

Misterios

Es posible que “este cachorro haya sido uno de una manada de carroñeros”, señaló Lord. “Y que los lobos derribaron al rinoceronte o estaban buscando comida y se encontraron con un cadáver de rinoceronte”, añadió.

Para leer: Varios virus antiguos han sido descubiertos en hielo glacial de 15 000 años

Lord además juega con la idea de que el cachorro pudiese haber sido domesticado. “Es posible que viviera con humanos, quienes pudieron haber compartido la comida de rinoceronte con el cachorro”, dijo.

Lo que si queda claro es que poco después comer al rinoceronte lanudo, el cachorro murió. Las razones no se saben aún, pero los investigadores pudieron descartar un escenario. “No parece que lo hayan aplastado”, antes de que se conservara como una momia en el frío permafrost, dijo Lord.

El rinoceronte

A pesar del destino de este rinoceronte lanudo, probablemente los depredadores no causaron la extinción de la especie, según la investigación de Lord. El culpable fue el rápido calentamiento del clima al final de la última edad de hielo, encontraron ella y sus colegas.

Cuando el equipo secuenció un genoma nuclear de rinoceronte lanudo y 14 genomas mitocondriales, incluido el espécimen que se encuentra en el vientre del cachorro, encontraron que la población de rinocerontes lanudos era estable y diversa hasta unos pocos miles de años antes de la los herbívoros se extinguieron.

Representación artística de cómo puede haber lucido el rinoceronte lanudo / Albert Protopopov

Los análisis de ADN también revelaron que el rinoceronte lanudo tenía mutaciones genéticas que lo ayudaron a adaptarse al clima frío. Una de esas mutaciones hizo que la criatura fuera menos sensible al frío.

“Lo que significa que habrían podido sobrevivir mejor en el frío más extremo”, dijo Lord. “Debido a estas adaptaciones genómicas al clima ártico, probablemente no estaban bien adaptadas para lidiar con el calentamiento del clima”, añadió.

Para leer: Científicos rusos encuentran un mamut que aun conservaba lana, ligamentos y hasta excremento

Además, los rinocerontes estaban acostumbrados a buscar comida en los pastizales secos, pero el clima cálido cambió su entorno. Este nuevo hábitat de “arbustos boscosos”, no proporcionaba la “comida favorita de los rinocerontes”, dijo la especialista. 

La última edad de hielo nos está trayendo noticias alucinantes. Hace solo un par de semanas contamos cómo científicos rusos habían recuperado los restos de un mamut lanudo. El animal estaba en tan excelente estado que aun tenía lana, ligamentos y hasta excrementos.

Relacionado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *