Las arañas pueden usar electricidad del aire para controlar su vuelo durante kilómetros

0

Parece ser que las arañas vuelan usando la fuerza de la electricidad atmosférica y este ha sido un misterio desde los tiempos de Darwin.

Muchas arañas son excelentes voladoras, a pesar de no tener alas. Viajan a través del aire utilizando fibras de seda que actúan como un parapente, por cientos de metros y alcanzando alturas de 4.5 kilómetros. Se asumía que solo seguían a la brisa, pero Erica Morley de la Universidad de Bristol quería probar una idea propuesta hace casi 200 años: que la fuerza electrostática, la forma en que los objetos son atraídos o rechazados por su carga, podría ser suficiente como para hacer que las arañas controlen su viaje por el aire.

Primero, Morley y sus colegas probaron si las arañas podían detectar los campos eléctricos. Pusieron pequeñas arañas Linyphiid en una jaula de Faraday la cual las protegía de los campos electromagnéticos y las corrientes de aire, y luego agregaron sus propios campos eléctricos que imitaban las fuerzas vistas en la naturaleza. “Estábamos buscando cambios en el comportamiento en respuesta a encender y apagar el campo eléctrico”, dice Morley.

Cuando se encendió la corriente, las arañas comenzaron un comportamiento conocido que consta en caminar de puntillas, que solo se ve cuando las arañas están a punto de saltar: enderezan las piernas, levantan el abdomen y liberan la seda. Los investigadores también encontraron que las arañas tenían diminutos pelos sensoriales que pueden detectar campos eléctricos. “Pueden sentir la carga en el aire”, dice Morley. Esta es la primera vez que esta habilidad sensorial ha sido documentada en criaturas distintas de las abejas.

La segunda parte del experimento examinó el efecto del campo eléctrico sobre las arañas aerotransportadas y descubrió que la altura de las arañas podía controlarse elevando o bajando el campo eléctrico. “Si desconectas la tensión, ves que las arañas comienzan a caer lentamente. Puedes jugar con su altitud “, dice Morley.

Otros investigadores están impresionados de que este enigma de larga data haya sido resuelto. “Es muy satisfactorio ver esto probado de una manera tan convincente”, dice el físico Peter Gorham de la Universidad de Hawai, cuyos cálculos teóricos de la verosimilitud del vuelo de la araña electrostática inspiraron el estudio de Morley.

Es teóricamente posible que drones diminutos y livianos puedan un día salir al aire apoyado en estas arañas, especula. “Las arañas que pesan 100 mg pueden volar por el aire. Eso es más que suficiente para llevar un pequeño microprocesador y una cámara “.

Fuente: Science Alert.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.