Las colibríes hembras adoptan los colores de los colibríes machos para evitar ser agredidas

Publicado el
Las colibríes hembras adoptan los colores de los colibríes machos para evitar ser agredidas

(jjarango/Flickr)

Los machos han resultado ser tan irritantes, que las hembras de colibrí se disfrazan para evitar ser acosadas por ellos.

Territoriales y agresivos

Es común ver entre las especies de aves una cualidad denominada «dimorfismo sexual«, es decir la diferenciación física entre machos y hembras. Esta es una adaptación relacionada con la selección y reproducción sexual. De ahí que en muchas especies el macho presente un determinado plumaje, más vistoso por lo general, y la hembra exhiba colores poco llamativos.

Hasta hace poco se pensaba que el jacobino de cuello blanco (Florisuga mellivora) era una especie con dimorfismo sexual. Pero ahora, científicos han descubierto que un número significativo de hembras tienen colores brillantes, al igual que los machos.

De acuerdo a los autores del estudio publicado en Current Biology, esto podría ayudar a prevenir el comportamiento agresivo que los machos tienden a dirigir hacia las hembras durante la alimentación. Por ejemplo, picotazos y golpes de cuerpo para afirmar su dominio sobre la comida.

«Uno de los ‘momentos ¡ajá!‘ de la investigación fue cuando me di cuenta de que todas las hembras juveniles tenían colores llamativos«, dijo el ornitólogo Jay Falk, de la Universidad de Washington.

«En las aves, eso es realmente inusual porque generalmente cuando los machos y las hembras son diferentes, los juveniles se parecen a las hembras adultas, no a los machos adultos, y eso es cierto en casi todas las aves. Era inusual encontrar uno en el que los juveniles se parecían a los machos. Entonces estaba claro que algo estaba en juego», continuó.

Hetero- y androcromático

Como señala Falk, su equipo descubrió que todos los juveniles, machos y hembras, tienen un plumaje más colorido.

Sin embargo, a medida que maduran, solo alrededor del 80% de las hembras cambia de plumaje. El 20% restante mantuvo sus llamativos colores, haciéndolos prácticamente indistinguibles de los machos a simple vista.

Al darse cuenta de esto, los investigadores decidieron diseñar un experimento para observar cómo interactúan las aves de acuerdo a su color. Ellos instalaron un comedero para colibríes y agregaron diferentes muñecos de taxidermia que los ayude a estudiar cómo eso puede alterar las interacciones de las aves silvestres visitantes.

De esa forma, los ornitólogos colocaron tres combinaciones de dos muñecos: macho y hembra heterocromática (coloración tenue); masculino y androcromático femenino ((plumaje colorido similar al masculino); y hembras heterocromáticas y androcromáticas.

Según los especialistas, los colibríes tienden a competir agresivamente por los recursos alimenticios, así que decidieron registrar interacciones tanto sexuales como agresivas entre las aves.

Ellos querían saber si las hembras androcromáticas eran las preferidas como parejas, lo cual sugeriría que su coloración brillante les brindaba un beneficio de selección sexual.

Reducir el acoso y la persecución

Los resultados mostraron que los machos todavía preferían sexualmente a las hembras de colores más sencillos. En el 100% de los ensayos, el primer avance sexual se realizó hacia una hembra heterocromática, descartando la selección de pareja como una razón para la coloración brillante.

Por otro lado, las hembras androcromáticas llamativas fueron con mucha menos frecuencia el objetivo de la agresión durante la alimentación cuando se emparejaron con una hembra heterocromática.

«Durante las 26 pruebas del experimento de la montura, fuimos testigos de 1.790 casos de agresión hacia los montajes taxidérmicos y 359 persecuciones con jacobinos de cuello blanco salvajes«, escribieron los investigadores en su artículo. «Por lo tanto, la agresión fue frecuente, y el plumaje de androcromo reduce efectivamente estos encuentros«.

Quizá este estudio cambie un poco la visión de las personas hacia los colibríes, ya que suelen ser muy territoriales y agresivos. «Los colibríes son animales muy queridos por muchas personas, pero todavía hay misterios que no hemos notado o analizado», manifestó Falk.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.