La enfermedad de Parkinson podría iniciarse en el apéndice y de ahí moverse al cerebro

2

El apéndice tiene una reputación de no servir para nada. Y no se le presta mayor importancia a menos que se inflame y necesite ser extirpado. Pero un nuevo estudio sugiere que este enigmático órgano en el intestino alberga un suministro de una proteína dañina para el cerebro involucrada en la enfermedad de Parkinson, incluso en personas sanas. El estudio es el más grande hasta el momento en encontrar que una apendicectomía en una etapa temprana de la vida puede disminuir el riesgo de Parkinson de una persona o retrasar su aparición.

Se piensa que la enfermedad de Parkinson, una enfermedad degenerativa que involucra temblores y rigidez, se debe a la muerte de las células cerebrales, causada por la acumulación de una proteína llamada α-sinucleína (alfa-sinucleína) que normalmente desempeña un papel en la señalización nerviosa.

En las personas con Parkinson, la α-sinucleína se encuentra en grupos que matan las células nerviosas en partes del cerebro que controlan el movimiento. Cuando la α-sinucleína comienza a agregarse en un solo lugar, la acumulación se extiende a lo largo de los nervios en una reacción en cadena.

La evidencia ha estado creciendo que este proceso puede comenzar en los nervios del intestino. Por ejemplo, si se inyecta α-sinucleína aglomerada en el intestino de los ratones, los agregados tóxicos se propagan a sus cerebros.

Algunos estudios anteriores han señalado al apéndice como un jugador clave en el inicio de Parkinson. Pero la investigación respecto a si tener el apéndice extraído pueda ser una ayuda contra la enfermedad de Parkinson ha dado resultados contradictorios. La operación parece estar relacionada con un riesgo ligeramente mayor a corto plazo de la afección, pero un riesgo menor a largo plazo.

Así que Viviane Labrie, del Instituto de Investigación Van Andel en Michigan, abordó la pregunta con el estudio más grande y más largo hasta la fecha, analizando los registros de atención médica de 1.6 millones de suecos durante 52 años. Aquellos que tuvieron su apéndice extirpado como adultos jóvenes tenían casi un 20% menos de posibilidades de desarrollar Parkinson muchos años más tarde.

El equipo de Labrie también examinó 48 apéndices tomados de personas con y sin Parkinson y encontró que en casi todo había α-sinucleína agrupada en las fibras nerviosas del órgano. Esto “podría actuar como una semilla para la enfermedad en el cerebro”, dice Labrie.

Pero aún se desconoce por qué esto solo sucede en algunas personas.

Fuente: Science Magazine.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

  1. interesante hallazgo, si solo pensar que extirpando el apéndice en una edad temprana, se pudiera reducir en un gran porcentaje la enfermedad. Seria maravilloso (aunque igual falta el alzheimer :V, se dice que para 2022 o 2025 habrá un gran hallazgo en el avance de la cura).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: