Las nuevas naves espaciales comerciales son como ‘manejar un iPhone’, dice nuevo astronauta

2

El día de hoy, 3 de agosto, nueve astronautas fueron anunciados para volar los primeros vuelos  de SpaceX y Boeing en cápsulas comerciales.

Cinco de esos astronautas volaron a bordo del último conjunto de naves espaciales de los Estados Unidos para viajar a la Estación Espacial Internacional (EEI), los transbordadores espaciales. Pero mientras las tripulaciones recién anunciadas están emocionadas de volver a lanzar desde Florida en vez de Kazajistán, no sienten mucha nostalgia por el hardware de los transbordadores.

Durante el anuncio a la prensa de las nuevas asignaciones de astronautas, el administrador de la NASA Jim Bridenstine pidió a dos astronautas veteranos que compararan sus nuevas atracciones con los transbordadores que volaron hace más de siete años.

 

“Con 40 años de diferencia en aviónica y tecnología, hemos comprimido mucho más en una nave más pequeña”, dijo Chris Ferguson, que ahora trabaja directamente para Boeing en su programa Starliner y que comandó el último vuelo del transbordador espacial, en el 2011.

Ferguson, quien se retiró de la NASA a fines de 2011 para trabajar en Starliner, también destacó los requisitos de seguridad que han configurado el diseño de los nuevos vehículos. Esos mandatos incluyen un sistema de aborto de ascenso destinado a proteger a los astronautas en cualquier etapa del vuelo, que el transbordador espacial no tenía. “Lo que realmente vemos ahora es un énfasis mucho mayor en la seguridad”, dijo.

Bob Behnken, que era un especialista de la misión en dos vuelos de transbordadores separados, expresó un profundo respeto por la vieja nave espacial. “Ese vehículo fue realmente capaz, y es muy difícil tratar de duplicarlo en el corto período de tiempo que hemos tenido”, dijo. “Es difícil crear un vehículo que cumpla la misión que ese vehículo hizo tan maravillosamente y tan majestuosamente”.

Pero las lanzaderas no eran perfectas, confesó. “Había alrededor de 3 000 interruptores en el interior, y no había ninguna situación en la que los astronautas no pudieran empeorar al tocar el interruptor equivocado en el momento equivocado”, dijo Behnken. “Estamos agradecidos de que el próximo vehículo en el que vamos a volar sea un poco más automatizado”.

Ese vehículo, en el caso de Behnken, será Crew Dragon de SpaceX, al cual comparó con lo último en tecnología móvil: el teléfono de Apple. “Es exactamente como manejar un iPhone”, dijo Behnken.

Ambas cápsulas nuevas están equipadas con pantallas táctiles, y los trajes espaciales de los astronautas incluyen guantes que permiten a los navegantes espaciales manipular esas pantallas sin problemas. “También es bueno no tener todas las complicaciones de los interruptores y botones, como lo hicimos en el transporte”, escribió Suni Williams, cuya primera misión fue a bordo del transbordador, en un Reddit AMA. “Las nuevas pantallas planas facilitarán la interacción con el control de la nave espacial.

Y no solo se trata de estética: los astronautas también podrán hacer más cosas durante su tiempo limitado en el espacio. “Con las tecnologías actuales, la automatización en la nave espacial nos ayudará a hacer nuestras tareas más fácilmente y nos permitirá tener más capacidad”, dijo Williams.

Fuente Space.com

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: