Las siestas pueden hacer que nuestros cerebros “recuerden” cosas que nunca sucedieron

5

Nuestra memoria es imperfecta: recordamos algunos momentos pero perdemos otros como una grabadora defectuosa. A veces, incluso “recordamos” cosas que nunca pasaron, un fenómeno que los investigadores llaman “memoria falsa” (y una razón por la cual los testimonios de los testigos pueden ser engañosos).

Pero, ¿de dónde vienen estos recuerdos falsos? Estudios previos han sugerido que el sueño juega un papel en la formación de recuerdos falsos, y en un pequeño estudio reciente, los investigadores se centraron en un aspecto particular del sueño, llamado husos del sueño, como el posible culpable.

Los husos del sueño son ráfagas rápidas de actividad cerebral durante el sueño, según el estudio, que se publicó en diciembre en la revista Neuropsychologia. Ocurren en una de las etapas más livianas del sueño, llamada Etapa 2, que se define por una frecuencia cardíaca más lenta y sin movimiento ocular.

Para estudiar cómo los husos del sueño pueden jugar un papel en la formación de recuerdos falsos, los investigadores reclutaron a 32 estudiantes universitarios bien descansados ​​y sin cafeína. A los participantes se les mostró un puñado de palabras, todas relacionadas con el mismo tema, antes de conectarlas a un dispositivo de polisomnografía, el cual monitorea la actividad cerebral durante el sueño. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de dos grupos: un grupo de siestas o un grupo despierto. El grupo de siestas fue enviado a una habitación con una cama y persianas opacas, mientras que al grupo despierto se le dijo que mirara un documental sobre la naturaleza o una caricatura de Mr. Bean. El dispositivo de polisomnografía registraba la actividad cerebral para asegurarse de que el grupo que dormía estaba durmiendo y no solo tumbado en la cama.

Después de sus respectivas actividades, a todos los participantes nuevamente se les mostró una serie de palabras y se les preguntó si habían visto las palabras antes. Algunas de las palabras fueron repeticiones de la primera sesión, pero algunas fueron nuevas. Además, los investigadores arrojaron algunas palabras “señuelo” que estaban relacionadas con el tema de todas las palabras, pero que antes no se habían mostrado a los participantes.

Los investigadores descubrieron que los estudiantes que tomaron la siesta tenían una probabilidad significativamente mayor de ser víctimas de palabras “atrayentes” y decir que habían visto las palabras antes, creando falsos recuerdos. Los hallazgos fueron los que los investigadores predijeron en base a estudios previos.

Derecha vs. izquierda
Pero los investigadores también querían probar si un lado del cerebro era más crédulo que el otro. Para hacerlo, diseñaron el experimento de modo que las palabras aparecieran en la pantalla a la izquierda o a la derecha en un campo visual disponible para un solo hemisferio cerebral a la vez. Si parpadeaban, la palabra se perdía, dijo el autor principal del estudio John Shaw, un estudiante de doctorado de psicología de la Universidad de Lancaster en Inglaterra. Pero esto no era molesto, agregó; si las palabras permanecían en la pantalla por más tiempo, entonces los ojos de los participantes se ajustaban para que ambos hemisferios pudieran leer la palabra.

El estudio descubrió que el hemisferio derecho del cerebro de los que tomaron una siesta, que tenía un mayor número de husos durante el sueño, según lo registrado por el dispositivo de polisomnografía, era más susceptible a las palabras “señuelo” o a los recuerdos falsos que el izquierdo. Por ejemplo, los husos pueden promover la palabra “dormir”, diciéndole al cerebro que lo recuerde desde antes, porque va junto con la esencia general de las palabras que había visto anteriormente, como “cama”, “sueño”, “siesta” o “dormitar”, dijo Shaw.

Los husos de sueño se han relacionado con la formación de memoria antes, pero los “estudios previos solo han examinado recuerdos verdaderos”, no recuerdos falsos, dijo Shaw a Live Science. De hecho, se piensa que los husos de sueño juegan un papel muy importante en la consolidación de la memoria a corto plazo en archivos a largo plazo en el cerebro, y también pueden ayudar en el desarrollo cortical. Pero “este es el primer estudio que descubre que los husos de sueño están creando accidentalmente recuerdos falsos”, dijo Shaw.

Pero no te enojes demasiado con tu cerebro, solo trata de ser eficiente. “Creo que el cerebro dormido pasa mucho tiempo y esfuerzo tratando de identificar los aspectos más importantes de lo que se aprendió durante el día anterior”, dijo Robert Stickgold, director del Centro para el Sueño y la Cognición en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, quien no fue parte del estudio.

Stickgold señaló que el nuevo estudio no proporciona suficiente evidencia para, sin duda, decir que el lado derecho del cerebro es dominante en la creación de recuerdos falsos durante el sueño. “No alcanzó la significación estadística, pero estaba cerca”, dijo a Live Science. “Pero la correlación con los husos dormidos es más fuerte, y sospecho que es real”.

Debido a que el estudio fue pequeño, Shaw dijo que espera aumentar el número de participantes con experimentos posteriores, además de pasar de las siestas a rastrear las travesías cerebrales a lo largo de una noche de sueño completo.

Este artículo fue publicado originalmente en Live Science por Yasemin Saplakoglu.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

5 comentarios

  1. Muy bien Aldo me encanta esta página igual que tus canales he aprendido mucho año largo de los años contigo

  2. ANDRES GAINZA el

    Hay personas que tienden a decir muchas mentiras, o incluso, fabrican historias que ellos mismos terminan creyendo y que el oyente también cree porque lo dijo con una convicción que a primeras no deja lugar a dudas. Pero especificamente al tema, esos testimonios pueden concordar con ese fenómeno de los judíos del sueño. A mí me ha pasado a veces que digo o mantengo cosas o argumentos teóricamente vividos o recordados como ciertos cuando no lo son. Sin embargo, he podido darme cuenta de ello

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: