Líneas de Nazca recién descubiertas han estado escondidas en el desierto durante más de mil años

2

Los arqueólogos en Perú han hecho un descubrimiento sorprendente: más de 50 líneas de Nazca desconocidas hasta el momento, y algunas de ellas son siglos más antiguas que el más famoso de estos magníficos dibujos en el desierto.

La mayoría de estos geoglifos misteriosos fueron creados por el pueblo Nazca, que vivió en el área desde el 200 hasta el 700 EC. Pero los investigadores creen que algunos de los recién descubiertos fueron creados incluso antes, por los Paracas y Topará, que vivieron allí alrededor de 500 a. C. a 200 d. C.

Las líneas han sido una fuente de fascinación y admiración durante décadas. Creados al empujar la capa superior de guijarros rojos del desierto para revelar la capa pálida debajo, estos geoglifos abarcan vastas extensiones del Desierto de Nazca, entre las ciudades de Nazca y Palpa.

Algunos de ellos forman formas geométricas, algunos son líneas simples, y algunos se combinan en representaciones elaboradas de animales y objetos.

Lo más maravilloso de estos símbolos antiguos es que a menudo no se puede ver lo que representan desde el nivel del suelo. Tienes que estar a una altura considerable para discernir los patrones, razón por la cual no se entendió su gloria hasta después de la invención de los aviones.

Los primeros glifos Paracas, por otro lado, a menudo se colocaban en las laderas, lo que significa que, desde la perspectiva correcta, pueden ser vistos por personas en el suelo. También a menudo representaban a humanos, en contraste con las formas más geométricas de Nazca.

La mayoría de las figuras Paracas recientemente descubiertas representan guerreros, y son anteriores a las líneas de Nazca por siglos. Puedes ver más detalles de ellos en este video de la National Geographic:

“Esto significa que es una tradición de más de mil años que precede a los famosos geoglifos de la cultura Nazca, lo que abre la puerta a nuevas hipótesis sobre su función y significado”, dijo el arqueólogo Johny Isla, del Ministerio de Cultura del Perú, quien se encuentra en cargo de restaurar y proteger las líneas, a National Geographic.

Cuando una protesta de Greenpeace en el 2014 cerca del famoso glifo del colibrí dañó el área protegida por la UNESCO, Isla y su equipo recibieron una subvención del gobierno de los Estados Unidos para ayudar en este importante trabajo.

Debido a que los mapas son muy irregulares, este trabajo puede ser difícil, por lo que Isla se asoció con Luis Jaime Castillo Butters, profesor de arqueología de la Pontificia Universidad Católica del Perú, para completar estos mapas.

Trabajaron con National Geographic Explorer y la arqueóloga Sarah Parcak, quienes fundaron la iniciativa GlobalXplorer. Al igual que Zooniverse, esta ciencia de “crowdsources” recluta científicos ciudadanos para que busquen en las imágenes satelitales lugares de posible interés, en el caso de Perú, posibles sitios arqueológicos o casos de saqueo.

Después de la encuesta inicial, Castillo visitó físicamente los sitios, encontrando poco interés.

Luego, el equipo visualizó los sitios con drones, utilizando tanto la fotografía como el escaneo 3D, y reveló docenas de geoglifos que nadie había notado antes.

La degradación y la erosión a lo largo del tiempo habían ocultado estas líneas, pero con los drones, que son más livianos y accesibles que los aviones, fueron descubiertos de nuevo.

Aunque los nuevos glifos caen dentro del sitio protegido por la UNESCO entre Nazca y Palpa, aún no se han registrado con el gobierno peruano. Pero no están bajo amenaza inmediata, y los científicos ciudadanos de GlobalXplorer continúan encontrando sitios de interés, que, si resultan ser significativos, pueden acelerar el registro.

Mientras tanto, los datos satelitales pueden ayudar a proteger los glifos de la intrusión humana no planificada, que es una de las mayores amenazas que enfrentan incluyendo a los conductores de camiones.

Este artículo fue publicado originalmente en Science Alert por Michelle Starr.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

  1. Javier Sepúlveda el

    Lo que me resulta tremendamente interesante es el propósito de estás obras, el deseo de comunicar a gran escala su existencia y naturaleza; pero solo se puede apreciar desde las alturas; estonces, a quien va dirigido?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: