Lo que se esconde tras la belleza de las orquídeas

Publicado el
Lo que se esconde tras la belleza de las orquídeas

(Google Images)

Las muy populares orquídeas son un grupo de plantas que tiene más de 25 mil especies, las cuales representan aproximadamente el 10% de las plantas con flores. Si bien han conquistado el mundo por su belleza detrás de ella hay increíbles curiosidades que debes conocer.

Conquistando el mundo

Las orquídeas pertenecen a la familia Orchidaceae, cuyo principal atractivo está en las flores. No solo son de colores y formas llamativas, sino que detrás de esa belleza esconden una complejidad que es de mucho interés científico. Las flores presentan simetría bilateral, es decir, que si cortamos una flor por la mitad ambas partes serán simétricas. No importan que tan extraña o compleja luzca la flor de una orquídea, sus mitades son iguales.

Plztystele jungermannioides, una de las orquídeas más pequeñas del mundo. (GoogleImages)

Además, las orquídeas poseen interesantes interacciones ecológicas. Dicho de otra forma, no están solas. Han evolucionado formando relaciones muy estrechas con hongos, insectos y otras plantas. De hecho, la relación que las orquídeas tienen con los hongos es tan ancestral que se estableció en los inicios de las orquídeas en la Tierra, ¿cuándo? Se estima que las orquídeas aparecieron hace casi 100 millones de años debido a su distribución, diversidad e historia evolutiva. Los estudios realizados a partir del polen de un espécimen conservado en ámbar encontrado en el  año 2000 respalda esta hipótesis, ya que si bien éste data de hace 20 millones de años, permitió trazar la línea evolutiva de las orquídeas hasta un posible ancestro de 76 Ma.

Este fósil es especial por otra razón. El polen fue encontrado en el tórax de una abeja, y esto es sorprendente porque es una evidencia de las interacciones que establecieron las orquídeas con los polinizadores. La relación de estos dos organismos es tan compleja y estrecha que el 97% de especies de orquídeas necesita de ellos para reproducirse. Es decir, que lleve el polen de una flor al pistilo de otra. El polen de las orquídeas no puede trasladarse solo ya que se encuentra formando masas polínicas llamadas polinia por lo que las plantas son especialistas en atraer moscas, abejas, escarabajos, avispas, mariposas, mosquitos, aves e incluso murciélagos.

Orchis italica (GoogleImages)

Charles Darwin vivía fascinado por las orquídeas. Estudió a varias especies, incluyendo a la orquídea cometa de Madagascar, también llamada Orquídea de Darwin (Angraecum sesquipedale). Cuando recibió ejemplares de ésta en 1862 le llamó mucho la atención el espolón de la flor. Cabe resaltar que, en algunas orquídeas el espolón es la parte de la flor que tiene forma de saco y donde se aloja el nectario. Darwin, en su libro «La Fecundación de las Orquídeas«, predijo que esta orquídea solo podía ser polinizada por una polilla cuya probóscide fuera tan larga como el espolón (20-35 cm). Fue apenas en 1990 que se encontró a este insecto, que se conoce ahora como Esfinge de Darwin (Xanthopan morganii)

Orquídea y esfinge de Darwin. (Google Images)
La belleza es su condena

Por su indiscutible atractivo, numerosas especies son extraídas de sus hábitats naturales y comercializadas de forma legal e ilegal. Por poner un ejemplo, en Perú, existen aproximadamente 3000 especies de orquídeas y al menos, 20 de ellas son las más vendidas. De acuerdo a la investigación periodística realizada por Monganbay, los traficantes de orquídeas las extraen indiscriminadamente de zonas de gran biodiversidad como Alto Mayo en la región San Martín u Oxapampa en la región Junín.

El procedimiento legal para extraer una orquídea de su hábitat natural debe ser realizado por personal autorizado, que mantiene a la «planta madre» extraída en un vivero para poder realizar la fecundación artificial de sus semillas y obtener plantas hijas que pueden ser vendidas de forma legal. Una de las especies más solicitadas es Acridinaeuna de las famosas orquídeas alevilla, valorizada en 9 mil dólares. La especie Phragmipedium kovachii es considerada el descubrmiento más grande en el mundo de las orquídeas en los últimos 100 años; es endémica de Perú y alcanza un precio de entre 150 mil y 300 mil dólares en el mercado negro.

Phragmipedium kovachii. (Thomas Muller)

El tráfico de orquídeas, como de el resto de especies, es una historia que parece no tener final. Debido a esto, la población de orquídeas se ve afectada, reducida y algunas ya están en peligro de extinción. Por ello, por más simpáticas que luzcan en nuestro hogar, busquemos tener la certeza que lo que estamos comprando proviene de viveros autorizados, en el caso de vegetales. Combatir el tráfico de especies es algo que nos corresponde a todos y todos podemos ayudar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *