Logran inducir la hibernación en ratones

Publicado el
Logran inducir la hibernación en ratones

Cualquiera que haya visto una película de Ciencia Ficción sabe que en los viajes largos las personas deben ser trasladadas en unas cámaras cerradas, que van desde hacerlas dormir por mucho tiempo o congelarlas para despertar luego de varios años.

Hasta la fecha todavía no se ha logrado algún avance cercano – además de las implicancias éticas – que pueda considerarse un hito científico.

Un primer acercamiento es el estudio que publicaron en la revista Nature los investigadores de la Universidad de Tsukuba en Japón quienes ubicaron células específicas en el cerebro de unos ratones de laboratorio, que al ser estimuladas pueden inducir a los animales a un estado similar a la hibernación.

Algo que debemos saber sobre el estado de hibernación: cuando el metabolismo de ciertos animales se ralentiza – en especial cuando llega el invierno y escasea el alimento – comienza a descender su temperatura corporal, y de esta forma su ritmo cardíaco se vuelve más lento, la respiración más débil y en general su actividad cerebral va disminuyendo.

La clásica imagen del oso que lleva meses sin moverse para luego alcanzar el verano con mucho menos peso que al inicio del invierno.

Los ratones, sabemos, no hibernan, por lo que se condicionó el cerebro de estos animales, encontrando lo que los científicos llaman la «neurona Q«, la cual fue activada y observada al manifestar características similares a la hibernación.

«Los ratones mostraron cualidades distintivas que cumplían los criterios para la hibernación«, señala Sakurai, al explicar cómo la temperatura de éstos roedores bajó de unos 36°C a unos 27°C.

Durante el estudio analizaron cómo reducir la temperatura corporal en los ratones.

Según los científicos, llegar a esta etapa de la investigación es todo un logro sorprendente pues no pensaron que el equipo fuera capaz de inducir un estado hipometabólico en los ratones, pues son especies que por sus características naturales no necesitan hibernar ni tienen cambios en su temperatura corporal.

Este experimento abre un nuevo debate: ¿es posible encontrar neuronas Q en los seres humanos?

«La gente podría no querer hibernar por las mismas razones que los animales«, explican. «Pero hay razones médicas para querer colocar a las personas en animación suspendida, como durante el transporte de emergencia o en condiciones críticas como en caso de neumonía grave, cuando la demanda de oxígeno no puede satisfacer el suministro«.

Algo más entusiasmado, se encuentra Takeshi Sakurai quien dirige el proyecto en la Universidad de Tsukuba. «En el futuro podemos poner a los humanos en un estado de hibernación para misiones a Marte y más allá«, añadió.

Un segundo estudio, realizado por la Facultad de Medicina de Harvard encontró también que si pueden controlar ciertas neuronas – inyectando un químico – pueden inducir en el hipotálamo de los ratones a que ingresen a una etapa de hibernación, incluso en aquellos que están bien alimentados.

Fuente: NewScientist

Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *