Los caballos recuerdan si sonreías o fruncías el ceño cuando te vieron por última vez

4

¿Por qué la cara larga? Los caballos pueden recordar las expresiones faciales que ven en rostros humanos y responder de manera diferente si sonreían o fruncían el ceño cuando los vieron por última vez.

Leanne Proops de la Universidad de Portsmouth, Reino Unido y sus colegas mostraron en el 2016 que los caballos responden de manera diferente a las fotografías de rostros humanos felices o enojados. Ahora han estudiado si los caballos pueden formar recuerdos duraderos de personas que dependen de sus expresiones faciales.

Primero, mostraron a los caballos una foto de uno de los dos modelos humanos, mostrando una cara feliz o enojada. Varias horas después, el modelo visitó al caballo en persona, esta vez con una expresión neutral. Como control, algunos caballos vieron un modelo diferente en la segunda parte del que vieron en la fotografía.

Crucialmente, los modelos no sabían qué foto el caballo había visto antes. A principios del siglo XX, un caballo llamado Clever Hans sorprendió al público al responder a simples problemas matemáticos tocando su casco. Resultó que estaba respondiendo a las señales involuntarias de su entrenador. El estudio de Props pretendía eliminar tales señales.

El equipo descubrió que los caballos recordaban las expresiones faciales previas de los modelos que se les presentaron.

Mírame
Los caballos prefieren observar las miradas negativas y amenazadoras con su ojo izquierdo, y los estímulos sociales positivos con su ojo derecho. En el estudio, cuando vieron un modelo que habían visto fruncir el ceño antes, pasaron más tiempo mirando con el ojo izquierdo. También mostraron más comportamientos relacionados con el estrés, como rascarse y olfatear pisos. Por el contrario, cuando vieron un modelo que habían visto antes sonriendo, pasaron más tiempo mirando con el ojo derecho.

Muchos otros animales han demostrado la capacidad de recordar rostros humanos, incluyendo ovejas y peces. Los cuervos salvajes guardarán rencor durante años contra las personas que los han tratado mal, e incluso enseñarán a otros cuervos a ahuyentarlos.

Sin embargo, los caballos parecen formarse una opinión sobre las personas basándose únicamente en su expresión en una fotografía. “Eso es algo que no hemos visto antes en animales”, dice Proops.

“La familia de los caballos tiene las caras más expresivas después de los primates, por lo que lógicamente prestan atención a los rostros y las expresiones”, dice Frans de Waal en la Universidad de Emory en Atlanta. “Los caballos rodeados de personas tienen amplias oportunidades de aprender lo que significan nuestras expresiones”.

Referencia del estudio: Current Biology, DOI: 10.1016 / j.cub.2018.03.035

Este artículo fue publicado originalmente en New Scientist por Sam Wong

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

4 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: