Los países más pobres sufren los peores efectos del sedentarismo, evidencia estudio

Publicado el
Los países más pobres sufren los peores efectos del sedentarismo, evidencia estudio

Usualmente es bastante complicado llevar una vida saludable, sobre todo si estamos expuestos a muchos factores que afectan nuestra calidad de vida. El sedentarismo puede causar problemas cardiovasculares, diabetes, incluso cáncer; pero, un reciente estudio revela que los efectos más severos ocurren en los países más pobres del mundo.

Las personas que trabajan en oficina, por ejemplo, se ven obligadas a pasar muchas horas sentadas, su jornada de trabajo es muy larga y luego no les quedan fuerzas para hacer deporte. Esto los lleva involuntariamente a vivir de manera sedentaria.

Gafas de realidad

La investigación reúne a más 100 000 personas provenientes de 21 países, y demuestra que los efectos del sedentarismo se ven más pronunciados en países de bajos ingresos como Bangladesh, India y Zimbabue.

Imagina una jornada laboral de 6 u 8 horas, las cuales ocupas todo el tiempo sentado. Estarías aumentando de 12 a 13% el riesgo relativo de una enfermedad cardíaca y muerte prematura. Quienes vivimos en países en vías de desarrollo sabemos que las jornadas pueden extenderse a 10, 12, o más horas. Este tiempo adicional aumenta el riesgo relativo a un 20%.

«La diferencia en la asociación podría explicarse en parte por los diferentes dominios y patrones de comportamientos de sentarse en diferentes niveles de ingresos», escriben los autores. Estas diferencias se ven afectadas por factores como «hábitos de mala nutrición coincidentes y patrones sedentarios prolongados e ininterrumpidos«.

No es sencillo dejar la silla

Los investigadores también hallaron más evidencias que respaldan las afirmaciones de que el ejercicio mitiga la mortalidad y la prevalencia de enfermedades cardiovasculares.

«Para aquellos que están sentados más de cuatro horas al día, reemplazar media hora de estar sentado con ejercicio redujo el riesgo en un 2%«, señala Scott Lear de la Universidad Simon Fraser. Esta evidencia debe motivar a las personas a aumentar su actividad, reduciendo así sus posibilidades de muerte prematura y padecer enfermedades cardíacas.

Desafortunadamente, levantarse de la silla y pasar media hora ejercitándose no es una alternativa fácil de tomar. No todos tienen el mismo acceso a áreas adecuadas para la actividad física, ni pueden administrar su tiempo y acceso al ejercicio de manera equitativa.

Entonces, ¿cómo podríamos garantizar el bienestar general si las condiciones son tan desiguales?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.