Los perros parecen no entender nuestras palabras tan bien como creíamos

Publicado el
Los perros parecen no entender nuestras palabras tan bien como creíamos

Perrito cuya actividad cerebral está siendo medida con EEG / Vivien Reicher

Los perros son uno de los animales más inteligentes que conocemos. Nuestros compañeros de cuatro patas no solo entienden lo que les decimos, sino también la forma en que lo decimos. Pero una investigación publicada en Royal Society Open Science sugiere que los perros podrían no estar entendiendo del todo.

A pesar de su excelente audición y capacidad para analizar y procesar diferentes sonidos del habla, los perros pueden pasar por alto incluso diferencias menores. El nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad Eötvös Loránd, Hungria, indica que los canes no distinguen variaciones sutiles entre palabras que suenan similares.

“Si bien los perros tienen habilidades notables para la cognición social y la comunicación, la cantidad de palabras que aprenden a reconocer suele ser muy baja”, explican los investigadores. “La razón de esta capacidad limitada aún no está clara”, agregan.

El experimento

Los investigadores llevaron a cabo un experimento en el que midieron la actividad cerebral de forma no invasiva mediante electrodos de electroencefalografía (EEG) de más de 40 perros. La intención de la investigación era probar estas limitaciones en el vocabulario auditivo de los perros.

Mientras estaban conectados al equipo, los animales escucharon tres tipos diferentes de palabras pronunciadas en una grabación. Las palabras eran órdenes cotidianas (como “sit” – sentarse); otras sin sentido, pero similares fonéticamente (como “sut”), y otras sin sentido, pero diferentes (como “bep”).

Los resultados del EEG, basados ​​en un subconjunto de 17 animales cuyos datos se consideraron confiables, mostraron una clara diferencia en las respuestas cerebrales. A estas diferencias se les denomina ERP (potenciales relacionados con eventos) y ocurrieron cuando los perros escucharon palabras familiares o sin sentido que suenan diferentes.

Sin embargo, en general, los ERP sugirieron que los perros no podían distinguir entre las instrucciones familiares (“sit”) y los términos sin sentido que suenan similares (“sut”). Esto puede deberse a la superposición fonética entre ellos. Por alguna razón, los perros no prestan atención a todos los sonidos del habla que forman las palabras.

No nos entienden

Los investigadores creen que esto podría ser un factor de por qué los perros tienden a aprender solo una cantidad limitada de palabras humanas. Al mismo tiempo, también podría significar que no nos entienden tanto como podríamos pensar: palabras que suenan similares podrían estar confundiéndolos.

“Así como el caso de los bebés humanos, especulamos que la similitud de la actividad cerebral de los perros para las palabras de instrucción que conocen y para palabras sin sentido similares no refleja limitaciones perceptivas sino sesgos de atención y procesamiento”, explica el investigador principal Attila Andics.

Por eso, es posible que los perros no presten atención a todos los detalles del sonido del habla cuando escuchan las palabras. De hecho, esto puede ponerse a prueba cuando uno mismo llama a su perro por su nombre, o por solamente la última sílaba del nombre.

Una respuesta a «Los perros parecen no entender nuestras palabras tan bien como creíamos»

Responder a unapapac Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *