New Horizons detecta indicios de un cinturón de Kuiper extendido

Publicado el
New Horizons detecta indicios de un cinturón de Kuiper extendido

Concepto artístico de una colisión entre dos objetos en el lejano Cinturón de Kuiper. / Dan Durda, FIAAA

La región helada en los confines de nuestro Sistema Solar, conocida como el cinturón de Kuiper, parece extenderse mucho más allá de lo que se creía anteriormente, según un reciente estudio publicado en The Astrophysical Journal Letters.

La sonda New Horizons de la NASA ha revelado niveles inesperadamente altos de partículas de polvo mucho más allá de las órbitas de Neptuno y Plutón. Esta banda de escombros helados en forma de rosquilla plantea un nuevo enigma para los investigadores y a la vez ofrece nuevos conocimientos de nuestro vecindario planetario.

«Con cada observación de New Horizons, podría surgir un nuevo descubrimiento», comenta el físico Alex Doner de la Universidad de Colorado en Boulder. «La posibilidad de haber detectado un cinturón de Kuiper extendido nos proporciona otra pista para resolver los misterios de las regiones más distantes de nuestro Sistema Solar», añade.

 

La misteriosa y oscura cinta de objetos 

El cinturón de Kuiper es una región repleta de objetos rocosos y helados, como planetas enanos y numerosos cuerpos más pequeños, que permanecen invisibles debido a su tamaño y a la oscuridad del Sistema Solar exterior. Estudiar el polvo de su interior es útil para entender las interacciones de estos objetos.

En el pasado, se pensaba que la región principal interior del cinturón de Kuiper se extendía hasta unas 50 unidades astronómicas del Sol. Sin embargo, la sonda New Horizons de la NASA, lanzada para explorar el Sistema Solar exterior, ha contribuido significativamente a cuestionar esta idea.

Después de su histórico sobrevuelo de Plutón y del misterioso objeto Arrokoth, la sonda continuó recopilando y enviando datos. Lo más sorprendente fue la alta densidad de polvo que encontró de manera inesperada, entre distancias de 45 y 55 unidades astronómicas. Este aumento de densidad demostraría colisiones más frecuentes entre los objetos del cinturón de Kuiper, aunque también podría implicar la influencia de las fuerzas radiativas solares, que empujan el polvo hacia afuera.

 

Importancia de la New Horizons 

Observaciones recientes realizadas con telescopios han sugerido que el cinturón se extiende hasta unas 80 unidades astronómicas, alineándose con los hallazgos de New Horizons. Asimismo, estos resultados indican que el dominio de desechos helados sería mucho más amplio de lo que se había reconocido previamente.


En la actualidad, la sonda New Horizons se encuentra a más de 58 unidades astronómicas del Sol y continúa su misión, superando las expectativas y adentrándose en territorios inexplorados del Sistema Solar. Con la esperanza de llegar a las 100 unidades astronómicas, la sonda sería capaz de revelar los límites del Sistema Solar, incluso más allá de las 120 unidades astronómicas.

Los nuevos resultados científicos podrían marcar la primera ocasión en que una nave espacial descubre una nueva población de cuerpos en nuestro Sistema Solar. Alan Stern, astrónomo y líder de la investigación de New Horizons en el Southwest Research Institute, expresa su entusiasmo: «Estoy ansioso por ver hasta dónde llegan estos elevados niveles de polvo del cinturón de Kuiper».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *