Nueva especie de tardígrado puede soportar la radiación ultravioleta

Publicado el
Nueva especie de tardígrado puede soportar la radiación ultravioleta

Tardigrado auflorescente / Harikumar R Suma & Sandeep M Eswarappa

Los lectores de Robotitus ya saben que aquí amamos a los tardígrados. Los diminutos y rechonchos seres son impresionantemente resistentes y ahora una nueva investigación les ha detectado otro superpoder: pueden resistir a la radiación UV. Los resultados fueron publicados en Biology Letters.

Anteriormente ya habíamos observado que los tardígrados sobrevivían a la radiación gracias a una proteína de “supresión de daños” llamada Dsup. Pero esta resistencia a dosis letales de radiación ultravioleta era desconocida, además opera a través de un tipo diferente de mecanismo biológico.

Un nuevo y resistente tardigradín

En el nuevo estudio, científicos del Instituto Indio de Ciencia detallan el descubrimiento de Paramacrobiotus sp. BLR. Esta es una cepa del género Paramacrobiotus, perteneciente a la clase eutardigrada. Los eutardígrados comprenden la clase más grande de tardígrados; los de aspecto grueso con apéndices laterales reducidos que parecen patitas.

El equipo aisló Paramacrobiotus BLR de una muestra de musgo que crecía en un muro de hormigón en Bengaluru, India. Luego, sometió a los tardígrados a la radiación UV emitida por una lámpara germicida, utilizada con fines de esterilización para matar bacterias y virus.

Bajo estos rayos, Paramacrobiotus BLR literalmente brillaba, demostrando una forma de fluorescencia natural llamada autofluorescencia. Este tipo de fluorescencia se ha visto antes en muchos animales, incluidos loros, camaleones y ranas, aunque se sigue desconociendo su propósito.

“La importancia funcional de este fenómeno no está clara, aunque en los loros se han atribuido señales visuales hacia parejas potenciales”, explican los investigadores. El equipo fue dirigido por el primer autor y bioquímico Harikumar R. Suma.

Otro truco

Pero ese no era la única sorpresa que traía Paramacrobiotus BLR, la mayoría también toleró sin daños los rayos hasta por una hora.  Sin embargo, una especie rival, Hypsibius exelaris, y algunos gusanos vecinos no fueron tan afortunados.  

Según los investigadores, la fluorescencia es lo que realmente permite que Paramacrobiotus BLR resista la radiación. En otro experimento, el equipo extrajo el químico acuoso fluorescente de Paramacrobiotus BLR y lo usó parar cubrir a H. exelaris.

Cuando se roció con el extracto brillante, H. exelaris demostró una mayor tolerancia que cuando no estaba usando su protector solar. Estos resultados demuestran de manera experimental directa la fotoprotección por fluorescencia.

“El compuesto fluorescente forma un ‘escudo’ contra la radiación ultravioleta que protege a estos tardígrados de sus efectos letales”, dicen los autores. “Especulamos que la cepa Paramacrobiotus BLR probablemente haya desarrollado este mecanismo de fluorescencia para contrarrestar la alta radiación ultravioleta del sur tropical de la India”. El índice UV de esta zona puede alcanzar hasta 10.

Esta nueva habilidad se suma a las otras ya conocidas como sobrevivir temperaturas extremas, presiones y el vacío sin aire del espacio. Justamente por estas impresionantes habilidades, los osos de agua han sido utilizados en la astrobiología. Por ejemplo, la misión israelí a la Luna decidió enviar una cápsula con los pequeños ­invertebrados. Desafortunadamente para los tardígrados, la nave sufrió una falla y terminó estrellándose, dejando a los invertebrados sobre la superficie lunar.

Una respuesta a «Nueva especie de tardígrado puede soportar la radiación ultravioleta»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *