Nueva Zelanda podría tener pronto un servicio de taxis voladores

1

Nueva Zelanda es hogar de muchas aves no voladoras, como el kea y el ultra raro pingüino de ojos amarillos. El ave más popular de este país, el kiwi, es orgullo nacional.

Pues luego de estar rodeados de aves no voladoras puede que los neozelandeses pronto tengan taxis que puedan volar.

En abril de 2017, Kitty Hawk, la compañía de autos voladores respaldada por el cofundador de Google, Larry Page, lanzó el primer video de un prototipo en acción. Ahora, parece que una versión final de un automóvil volador se concretará. The New York Times informa que Kitty Hawk ha estado realizando “vuelos de prueba de sigilo” en Nueva Zelanda en los últimos meses. El 13 de marzo, Kitty Hawk reveló el prototipo del vehículo al mundo, junto con las imágenes de vuelo oficiales.

Esto es lo que sabemos: este vehículo quedará bien con los activistas medioambientales, ya que es totalmente eléctrico. (Kitty Hawk afirma que el vehículo es solo la última incorporación a la actual “revolución eléctrica”). El vehículo está optimizado para vuelos más cortos de ciudad a ciudad, con un alcance de 100 km y una velocidad máxima de aproximadamente 150 km / h. Para operarlo, no necesitará una pista, ya que puede despegar y aterrizar verticalmente. Por supuesto, en realidad no lo operará en absoluto, porque el vehículo es autoguiado.

La compañía lo llama Cora, y resaltan el hecho que es mucho más que un auto volador, ya que en es un taxi volador.

En el comunicado de prensa, Kitty Hawk dijo que están trabajando con el gobierno de Nueva Zelanda para comercializar el taxi volador. El dúo pretende ver una red comercial de taxis aéreos volando por encima de las ciudades de Nueva Zelanda en tan solo tres años.

Por supuesto, Kitty Hawk no es la única compañía que está lanzándose a los cielos. Uber ha estado trabajando para desarrollar una versión voladora de su famoso servicio de viaje compartido desde el 2016, en un proyecto llamado Uber Elevate. En una infografía, Uber describió su visión para proporcionar “viajes diarios más rápidos, menos congestión de tráfico y aire más limpio en todo el mundo”. Específicamente, su objetivo es proporcionar acceso súper rápido de ciudad a ciudad a través de su servicio de taxi aéreo. Y el plan para hacerlo en tan solo diez años.

Al igual que Kitty Hawk, los vehículos voladores de Uber despegarán y aterrizarán verticalmente, y estiman que su “aviación a demanda” podría reducir el tiempo de viaje en más de la mitad. Sin embargo, Uber también planea operar en un país con un espacio aéreo mucho más concurrido de lo que Kitty Hawk está trabajando, y probablemente un camino mucho más lento hacia nuevas reglamentaciones a través de la Administración Federal de Aviación de los EE. UU.

No estamos del todo convencidos de que realmente veremos automóviles volando a través de los cielos, ya que los accidentes que involucren dos toneladas de acero cayendo probablemente tirarían nuestra infraestructura en el caos. Pero Uber y Google ya han transformado la forma en que viajamos de manera monumental. Quizás puedan hacerlo de nuevo.

Este artículo fue publicado originalmente en Futurism por Jolene Creighton

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: