Nuevo estudio encuentra una relación entre tener un gato y la esquizofrenia

Publicado el
Nuevo estudio encuentra una relación entre tener un gato y la esquizofrenia

No es broma: hay un vínculo entre tener gatos y la esquizofrenia y hay evidencia de ello.

¿A causa de un parásito?

Una revisión de numerosos artículos publicados relacionados con la esquizofrenia y los gatos (como mascotas) sugiere que el misterioso vínculo entre ambos es real. De acuerdo con los investigadores detrás de la publicación tener un gato como mascota podría potencialmente duplicar el riesgo de que una persona sufra trastornos relacionados con la esquizofrenia.

El análisis incluye 17 estudios publicados durante los últimos 44 años, en 11 países, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido.

Esta idea se propuso en un estudio de 1995, y se sugirió como causa la exposición a un parásito llamado Toxoplasma gondii.

T. gondii es un parásito mayoritariamente inofensivo que puede transmitirse a través de carne poco cocida o agua contaminada. Una mordedura de un gato infectado o las heces de un gato infectado también pueden transmitir el parasito. Se estima que alrededor de 40 millones de personas en los EE. UU. pueden estar infectadas, generalmente sin ningún síntoma.

Sin embargo, los estudios al respecto hasta ahora han arrojado conclusiones mixtas.

Para obtener una imagen más clara, el psiquiatra John McGrath y sus colegas investigadores dicen que es necesario realizar una revisión y un análisis exhaustivos de toda la investigación sobre estos temas.

No se puede probar causa-efecto

Su trabajo encontró «una asociación positiva significativa entre tener un gato en sentido amplio y un mayor riesgo de trastornos relacionados con la esquizofrenia».

«Después de ajustar las covariables, encontramos que los individuos expuestos a gatos tenían aproximadamente el doble de probabilidades de desarrollar esquizofrenia», escribe el equipo.

Hay algunas cosas importantes a tener en cuenta aquí, como el hecho de que 15 de los 17 estudios fueron estudios de casos y controles. Este tipo de investigación no puede probar causa y efecto y, a menudo, no analiza los aspectos que podrían haber afectado tanto la exposición como el resultado. Varios de los estudios analizados eran de baja calidad, algo que los autores también destacan.

Los hallazgos fueron inconsistentes entre los estudios, pero los de mayor calidad sugirieron que las asociaciones en los modelos no ajustados podrían haberse debido a factores que podrían haber influido en los resultados.

Los investigadores coinciden en que se necesita una investigación mejor y más amplia antes de que podamos hacer interpretaciones firmes antes de concluir causa-efecto.

«En conclusión, nuestra revisión respalda la asociación entre tener un gato y los trastornos relacionados con la esquizofrenia», escriben los autores. «Se necesitan más estudios de alta calidad, basados en muestras grandes y representativas, para comprender mejor tener un gato como un posible factor modificador del riesgo de trastornos mentales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *